Escucha esta nota aquí

La temperatura media en la capital rusa en enero fue la más alta jamás registrada desde que empezaron a anotarse las mediciones, hace 141 años, indicó el viernes a la AFP la agencia rusa de meteorología.

"La temperatura media observada en enero en Moscú fue de en torno a los 0 ºC. Esto es 9,3 grados más que la media habitual", explicó Ludmila Parchyna, meteoróloga de Rosguidromet.

Según Parchyna, la última vez que se batió un récord de temperatura fue en enero de 2007.

Los registros del clima en Rusia se iniciaron en 1891, y en Moscú en 1879.

En enero, el espesor medio de la nieve en Moscú fue de 7 centímetros, en comparación con los 32 centímetros habituales, precisó Rosguidromet. 

La capital rusa está teniendo un invierno particularmente suave, algo que preocupa en el país, que está especialmente expuesto al cambio climático. 

En diciembre, hubo días en que el mercurio superó los 4 ºC, mientras que la media habitual es de -6 ºC. 

Esto se tradujo en una ausencia de nieve, algo fuera de lo común para Moscú, que suele quedar bajo un manto blanco durante esta época.

Además, el año 2019 fue el más cálido registrado en Rusia hasta la fecha. Los expertos achacaron el fenómeno a los ciclones pasajeros procedentes del Atlántico y al cambio climático.

Según los científicos, las olas de calor -que, según las previsiones, se deberían intensificar- son un signo inequívoco del calentamiento global.