Escucha esta nota aquí

La futbolista brasileña Millene Fernandes pidió a las autoridades de su país que la ayuden a dejar la ciudad china de Wuhan, epicentro de la epidemia del nuevo coronavirus, donde está confinada, sin salir de su apartamento desde hace doce días.

"Hoy hay mucha preocupación, no salimos de casa hace varios días por seguridad. Está claro que hoy queremos irnos de China, pensando en nuestra salud, y esperamos que el gobierno brasileño pueda ayudarnos", declaró la jugadora de 25 años en un video enviado el viernes a la AFP por su encargado de prensa. 

La atacante dejó el club brasileño Corinthians a fines de año para pasar al Wuhan Xinjiyuan.

Tras llegar a China el 16 de enero, no ha salido de su apartamento desde el día 20.

"Deseo jugar en el fútbol chino, pero no sabemos cuáles serán los próximos pasos, el campeonato se ha pospuesto y no sabemos cuándo va a comenzar", dijo.

El club chino la ha autorizado a marcharse, en calidad de préstamo, a otro equipo hasta que la situación mejore, indicó. 

"El club ha brindado todo el apoyo y ha mostrado su preocupación, pero desgraciadamente no hay mucho que puedan hacer", agregó la futbolista.

El aeropuerto de Wuhan está cerrado desde el 23 de enero y la evacuación de extranjeros es muy compleja, debido al temor de que el virus se propague a otros países.

Centenas de ciudadanos extranjeros, sobre todo europeos, fueron repatriados entre tanto con el apoyo de las autoridades de sus respectivos países.

Según medios de prensa, hay unos 70 ciudadanos brasileños registrados en Wuhan, aunque muchos de ellos se habrían marchado antes de que la ciudad sea declarada en cuarentena.