Escucha esta nota aquí

El primer objetivo es mantener el arco en cero, aprovechar al máximo cada ocasión que se tenga en ofensiva para luego cuidar un posible resultado positivo. Con Marco Bueno comandando la ofensiva, y con Matheo Zoch y Juan Diego Gutiérrez apoyando desde el medio, Oriente Petrolero reta al brasileño Vasco da Gama (20:30 hb) que lo espera en el estadio Sao Januario ansioso de un triunfo que lo sacuda de las ácidas críticas de sus hinchas.

Los albiverdes viajaron el lunes a Río de Janeiro y ayer por la tarde realizaron una práctica liviana en los predios del estadio Nilton Santos, de propiedad del Botafogo. El técnico, Pablo ‘Vitamina’ Sánchez, juega gran parte de sus cartas en este duelo y lo hace con cambios inesperados tras las lesiones de Wilfredo Soleto y Sebastián Gamarra. Ante esta situación, es posible que el argentino Norberto Palmieri ocupe el lugar de Gamarra, en el medio, de Soleto, en la zaga, o incluso de lateral como ya lo hizo antes. ‘Vitamina’ tiene un buen comodín ya que Palmieri respondió casi siempre.

En procura de evitar más inesperadas lesiones, el técnico rotó bastante el domingo ante Aurora (2-1) en su tercer triunfo al hilo y las conclusiones fueron buenas porque respondieron a la exigencia jugadores como Samuel Pozo, Santos Navarro y Robin Canido. Pero además, el delantero José Alfredo Castillo (que marcó el gol del triunfo) le demostró que puede serle útil en cualquier instante.

En Brasil lo espera un Vasco en problemas que viene de ser eliminado de la Copa Guanabara y que de cuatro partidos, solo ganó uno. Los hinchas lo consideran un equipo liviano por lo que la dirigencia ha hecho retornar a jugadores como Claudio Winck, Rafel Galhardo y Bruno César. Encima, no pudo habilitar al colombiano Fredy Guarín porque recién renovó el último lunes.

La revancha está marcada para el 19 (igual a las 20:30) y si Oriente consigue un buen resultado, lo puede rematar en el Tahuichi.

PARA DESTACAR

Apoyo. Una gran cantidad de hinchas llegó ayer a territorio carioca. El domingo partieron cuatro buses y ayer ya se instalaron en las afueras del estadio. Oriente tendrá pleno apoyo desde las graderías.

En juego. Por la primera fase, Oriente recibió $us 300.000 y si avanza, asegurará para sus arcas $us 375.000 más.