Escucha esta nota aquí

Vasco no fue un monstruo este miércoles en Río, como se esperaba. Oriente cayó de visitante por 1-0, gol convertido en posición adelantada por Germán Cano. El resultado deja abierta la llave para la vuelta (19-02-20) de la Sudamericana, donde el verdolaga deberá ganar por una diferencia de dos goles para avanzar. Si se repite el marcador, habrá penales, y si el equipo brasileño marca uno o más goles y cae por una diferencia de un tanto, será el que avance.

La idea de Oriente era clara, cerrarse en defensa, con casi todos defendiendo, y solo Marco Bueno en ataque. Y cuando tocaba ir al frente salir hasta media cancha, manteniendo los tres zagueros en el fondo: Norberto Palmieri, Daniel Franco y Gustavo Olguín. En el medio, la presión la hicieron Daniel Rojas y Samuel Pozo. Kevin Salvatierra intentó ponerle la pausa. El que estuvo inseguro fue el chileno Óscar Salinas.

La armadura que le puso ‘Vitamina’ Sánchez a su equipo aguantó hasta el 20’, hasta el gol de Vasco. Magno ingresó por derecha, para que Cano la mande a las redes, pero en posición adelantada. El ecuatoriano Augusto Aragón convalidó el gol sin dudarlo.

Tras el tanto, salió más Oriente y Salinas tuvo en dos ocasiones la chance para empatar, pero el chileno se encargó de confirmar que la titularidad le queda grande. Falló un cabezazo a los 21’ y luego, a los 24’, remató sin potencia desde el borde del área grande, intentando colocar el balón. Fue un globito para el arquero Fernando Miguel. A los 28’, Yago Pikachu casi marca de remate cruzado, nuevamente entrando por derecha, la zona en la que dio más espacios Mercado, aunque Olguín con el paso de los minutos se encargó de taponear. A los 38’, se vino la tapada del partido cuando Marrony mandó una pelota con efecto que Rodrigo Banegas despejó con lo justo.

Los postes

En la segunda parte, Vasco salió a golear, pero no fue efectivo. A los 49’, Marcos Jr. se lo falló solo mandando el balón al poste, y luego Marrony, a los 51’, tampoco pudo anotar. Oriente se animó a atacar, pero los cabezazos de Bueno y Salinas se fueron desviados (55’).

Cano y Marcos, al 71’, estrellaron el balón en el travesaño, y de ahí en más Oriente acabó presionando al rival, dejando en claro que de local puede aspirar a más.