Escucha esta nota aquí

El otrora equipo poderoso de San José se cae a pedazos por las deudas que tiene acumuladas, y que fueron reconocidas por el presidente del club, Ángel Pontejo, que fue electo hace una semana en asamblea. En total, lo adeudado llega a los $us 2.510.000, aunque el dirigente aclaró que “es mentira que tengamos hasta el 15 de febrero para cancelarlos para no perder la categoría”. 

Lo que sí dejó en claro Pontejo es que es real la conminatoria de la FIFA para cancelarse $us 1.250.000 a Huachipato de Chile por el préstamo del arquero Carlos Lampe. “Se puede arreglar un pago en cuota, pero todas esas decisiones se tomarán el domingo en la asamblea del club. Allí daremos un informe de las cuentas urgentes por pagar y luego se verán los pasos a seguir”, sostuvo.

Agregó que el lunes habrá un directorio estable y que estaba enterado al asumir hace una semana de algunas deudas, pero que nunca se comprometió a cancelarlas. “Si se puede hacer gestiones”, manifestó Pontejo, que explicó que aún no fue reconocido como presidente del santo por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). “Lo que pasa que el señor Huáscar Antezana (el anterior presidente) dice que él no renunció y que por ello no debe haber otro en su lugar”, acotó.

En declaraciones a medios de Oruro, Huáscar adelantó que el lunes arreglará las deudas con el entrenador César Uribe ($us 190.000) y con el futbolista Nahuel Quiroga ($us 130.000, no llegó a debutar) para que el santo pueda habilitar jugadores. Una prohibición que vino desde la FIFA, y que se mantiene desde el anterior torneo. Sobre este tema hubo un arreglo, pero San José no logró pagar ni la primera cuota de lo pactado y el castigo se reactivó.

También se le debe al venezolano José Caraballo $us 200.000 (está en Real Santa Cruz), que también ha demandado. El volante ofensivo tampoco llegó ni siquiera a debutar en 2019.

Lampe reclama $us 350.000

Según explicó Pontejo, uno de los montos altos de la deuda es con el arquero Carlos Lampe, que reclama el dinero por sueldos y préstamos que hizo para pagar salarios al plantel. El portero de Always Ready firmó contrato con San José en 2019, pero solo jugó la Libertadores, pues no pudo ser habilitado en el torneo local por la prohibición de la FIFA.

Entre los que demandaron ante el Tribunal de Resolución y Disputa (TRD) están Carlos Saucedo y los argentinos Marco Barrera y Javier Sanguinetti. Los tres estuvieron en el santo hasta finales de 2019. Según Pontejo, Saucedo, goleador histórico del santo, reclama $us 220.000 por ocho sueldos impagos y falta de cumplimiento de su contrato. Barrera exige $us 100.000, por ocho meses de salarios, y Sanguinetti $us 70.000, por sueldos y primas.