Escucha esta nota aquí

Rubén Cordano fue la figura en el clásico cruceño del domingo. Gracias a su buena actuación Blooming pudo asegurar una victoria, que cambió el panorama del cuadro celeste que llegó a este duelo muy vapuleado por las dos derrotas en el torneo Apertura (ante Always Ready y Wilstermann) y en el debut en la Copa Sudamericana ante Emelec de Ecuador por 0-3 en el partido de ida, disputado en la capital cruceña.

Este joven portero, de 21 años, integró la selección sub-23 que jugó el Preolímpico de Colombia, torneo en el equipo nacional perdió la clasificación a la segunda fase por un gol que Perú le marcó en descuentos y pese ganar ese encuentro quedó fuera. El rendimiento del golero celeste fue bueno, más allá de errores puntuales (malas salidas en pelotas aéreas), que él reconoce.

“Tras ganar el clásico le agradecí a Dios. Me sentí bendecido porque no venía pasando un buen momento, con muchas críticas de por medio. Eso sí, soy consciente, desde que decidí ser arquero, que este puesto es así, un error tiene un 99% de posibilidades en acabar en gol”, dijo el guardameta, quien al igual que sus compañeros de equipo están revitalizados con la victoria ante los refineros, pues entienden que les significa un golpe de confianza para los retos que se le avecinan, tal como la revancha misma ante los ecuatorianos (20 de febrero) en Guayaquil.

Cordano confiesa que goza de la confianza de Miguel Ponce y de sus compañeros, lo que hace que el grupo viva un ambiente familiar en la que se está unidos y en los buenos y malos momentos.

“Cuando escuchaba que no éramos favoritos para ganarle a Oriente, no me molestaba, pues por dentro decía “si nosotros tenemos jugadores muy buenos”. Hay que tomar en cuenta que también sumaba, como causa para que perdamos tres partidos al hilo, el hecho de que en los anteriores encuentros aún no habíamos engranado. Además, se dejó de lado el favoritismo del rival, con un Blooming con mucha personalidad, inteligente y ordenado tácticamente. Todos pusieron de su parte para que salgamos victoriosos”, dijo Cordano, que, además, entiende que en el puesto que se desempeña en el fútbol es normal pasar de un rato a otro de villano a héroe.

“Siempre digo que este puesto es así. Hoy me tocó ser héroe, mientras que en el anterior partido por la Sudamericana fui el villano. Un arquero que no tenga la personalidad fuerte para levantarse tras cometer un error, no sirve. Atajar bajoneado te quita confianza en una posición en la que necesitas estar motivado”, acotó.

Cuando tocó hablar sobre su futuro, Cordano admitió que su deseo es consolidarse en el puesto, sumar experiencia para ganarse un puesto en la selección y tener una chance en un club del exterior.

“Tengo contrato con Blooming hasta diciembre de este año y si hubo algunas propuestas para salir fuera del país no fueron serias. Hoy por hoy estoy concentrado en el torneo Apertura para destacar, y ser convocado nuevamente para la selección. La verdad que anhelo salir fuera del país, o jugar en Europa, aunque soy consciente de que es complicado, pero para eso me entreno”, puntualizó