Escucha esta nota aquí

La vida de Dora dio un giro de 180 grados el 5 de febrero de 2020. Ese día el ministro de Justicia, Miltón Coimbra, en conferencia de prensa nacional, le dijo a Bolivia que se investigaba a una mujer en el norte de Santa Cruz por sus presuntos vínculos con uno de los dos pilotos bolivianos que fueron capturados el 29 de enero en  México con una tonelada de cocaína.

Hasta ese entonces la atención estaba concentrada en Aldo López Matienzo y Miguel Ángel Blázquez Vallejose -el par de compatriotas que, a bordo del jet de negocios Gulfstream (GLF3), con matrícula N18ZL, salió de la provincia argentina de Salta hacia Cozumel (México)-. Cinco países (Argentina, Bolivia, Panamá, Perú y México) cruzaban información para determinar a qué organización criminal pertenecían y de dónde cargaron los 32 bolsones de cocaína, pero... apareció Dora con su millonaria fortuna y los flashes apuntaron en esa dirección.

La última semana, por revelaciones de la Policía y la Fiscalía e investigaciones periodísticas, los bolivianos se enteraron de que con sus 36 años la mujer amasó una fortuna que ronda los 150 millones de dólares; que tiene 57 bienes (la mayoría en las provincias Ichilo, Sara y Obispo Santisteban del norte de Santa Cruz) anotados a su nombre y un flujo migratorio con Brasil y Paraguay como destinos más repetidos.

También se supo que era 'suertuda', ganó dos sorteos en una entidad bancaria, y que tuvo una vida esforzada. Pero, a partir de 2013 sus ingresos empezaron a crecer exponencialmente y ha ese ritmo empezó a comprar propiedades en los municipios de Yapacaní, San Juan, San Carlos, Buenavista y Montero. A continuación, te hacemos un detalle.

Infografía: José Arias

¿Cómo las autoridades la pusieron en la mira? El ministro Coimbra dijo que la alerta la recibieron de los vecinos, de que las propiedades agrícolas de esos municipios del norte cruceño se estaban concentrando en muy pocas manos, una de esas las de Dora, esposa de Bismark Carlos Padilla, un sentenciado por narcotráfico-.

La noche del miércoles (12 de octubre) Dora, que ya para ese día era (y es) conocida como la 'Reina del norte', se presentó voluntariamente ante la Fiscalía. Dijo que para defender su inocencia y para negar ser lo que todo el mundo la llama: la 'Reina del norte'.

La mujer que no quiere que le digan la 'Reina del norte' comparecerá hoy ante la justicia, que la acusa de enriquecimiento ilícito y nexos con uno de los pilotos del narcojet que cayó en México.