Escucha esta nota aquí

La Cancillería, al mando de Karen Longaric, reveló que en la contramemoria que presentó el país -durante el Gobierno de Evo Morales- en el juicio con Chile por las aguas del Silala, se admite que una parte de su corriente fluye de manera natural hacia el vecino país.

La revelación se da en la fase previa al inicio de los alegatos orales entre ambos Estados, que volverán a encontrarse en la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya.

La contramemoria fue presentada en agosto de 2018. En ella, Bolivia defiende que se trata de un manantial cuyas aguas corren de manera artificial hacia Chile que, por su parte, sostiene que se trata de un río internacional.

En aquella oportunidad, el expresidente Morales dijo que el documento se había fundamentado en estudios que incluían investigaciones geológicas, geofísicas, hidráulicas, hidrológicas, hidroquímicas y medioambientales".

Sin embargo, no se dijo nada sobre la admisión revelada por el actual Gobierno de transición que se apresta a representar al país en esta corte.

Como parte de la defensa asumida por el Gobierno de Jeanine Áñez, ayer (jueves) Longaric, acompañada del agente de Bolivia ante La Haya, Jaime Aparicio, se reunió con los abogados internacionales para recibir y analizar información sobre la demanda de Chile.

"Este litigio ante la Corte Internacional de Justicia se inició durante el Gobierno de Evo Morales y en sus actuados procesales (Contramemoria) se admitió que una parte de las aguas del Silala fluyen de manera natural hacia Chile", dice parte de un comunicado publicado en la página web de la Cancillería.

El caso

Chile demandó a Bolivia en 2016 para evitar que impidiera el flujo de las aguas del Silala y afirma que debe ser tratado como un río internacional. 

Sin embargo, Bolivia defiende que las aguas del Silala eran originalmente unos manantiales nacidos en su territorio, pero que fueron canalizadas hacia la frontera debido a unas obras hechas por una empresa chilena de ferrocarriles, Bolivian Antofagasta Railway, en los años 20 del siglo XX.