Escucha esta nota aquí

"Estamos preparados para lo que pudiera venir", manifestó ayer el ministro de la Presidencia Yerko Núñez al anunciar que el Gobierno activó el Conarade ( Consejo Nacional de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y Emergencias), un plan de emergencia conformado por cinco ministerios para enfrentar los desastres causados por lluvias e inundaciones.

Hasta el momento los desastres naturales en el país dejaron 17 fallecidos, 1.343 familias damnificadas y 41 municipios afectados en ocho departamentos, por lo que el Gobierno ha destinado 96.9 millones de bolivianos para atender emergencias.

Núñez indicó que primero hay que agotar las instancias municipales y departamentales y, si hay necesidad, posteriormente el Gobierno nacional destinará más recursos para atender emergencias.

Por su parte, el ministro de Defensa, Fernando López, indicó que el trabajo se está enfocando en la prevención.