Escucha esta nota aquí

¿Cuál es su función?

La correa de distribución es una de las piezas vitales del motor. Garantiza que el movimiento de válvulas, pistones y la bomba de agua del motor esté sincronizado. De esta manera, se alcanza la armonía necesaria entre las piezas para que el motor funcione adecuadamente.

Según Joaquín Rau, gerente técnico del taller automotriz Rau Motors, a esta pieza se la conoce comúnmente como correa dentada. “Es una correa interna, a la cual se le debe prestar un especial cuidado. Cuando toca cambiarla, hay que renovar no solo la correa, sino todo el kit, que viene con tesadores, rodamientos, guiadores, e incluso tapones en algunos modelos de vehículos”

¿Qué pasa si se rompe?


Ya quedó claro que la correa de distribución es una de las partes más importantes del motor, por eso, cambiarla preventivamente es una opción que deber tener en cuenta. Si esta pieza se rompe puede dañar el motor y dejarlo inservible. Es difícil que la avería llegue a los pistones, o a las anillas, pero, puede suceder. 

Es casi seguro que, en caso de ruptura, la culata resultará dañada, obligándonos a reparar piezas como la válvula de admisión, válvula de escape y el kit de empaquetaduras. Esto, sin duda, significará un gasto elevado en repuestos y mano de obra.

¿Cuándo tienes que cambiarla?


Para saber cuándo cambiar la correa de distribución, hay que ver el manual técnico del motorizado. Normalmente la marca de recambio está entre los 60.000 y 150.000 km de recorrido. El gerente técnico de Rau Motors aconseja hacer una revisión para verificar si tiene desgaste en torno a los 50.000 km, aunque para no correr riesgos, será mejor remplazarla por una nueva.

Otro aspecto a tomar en cuenta es el lugar donde se conduce, ya que en entornos urbanos es recomendable bajar esa estimación un 10%. Es decir, si el fabricante recomienda realizar el cambio a los 100.000 km, pero habitualmente se conduce por la ciudad, se deberá cambiar a los 90.000 km.

¿Hay señales de advertencia?


Aunque el manual técnico del fabricante indica cuándo cambiar una correa de distribución, hay algunas señales que nos anuncian un deterioro anticipado de esta pieza. Por ejemplo, ciertos ruidos.  El más común es una especie de chirrido intermitente, que generalmente se escucha al encender el automóvil o cuando el motor todavía está frío. Una vez éste se calienta, el ruido desaparece.

De igual manera, si tenemos el motor encendido con el coche detenido y este comienza a vibrar, es probable que sea hora de cambiar la correa. Esa vibración es señal de que los pistones y las válvulas están comenzando a realizar un esfuerzo mayor al normal.

¿Cuánto cuesta realizar el cambio?


Aunque son precios aproximados, todo el kit de la correa de distribución de repuestos originales cuesta entre $us 150 y 300, mientras que la mano de obra oscila entre $us 85 y 130, dependiendo del tipo de vehículo.

Es un precio que puede parecer alto, pero que resultará pequeño frente a lo que tendrías que gastar si la correa se rompe y daña otras piezas del motor. Para darte una idea, la rectificación de una culata, más los repuestos y la mano de obra puede costar entre $us 1.200 y 1.500.

Si tomamos en cuenta que un vehículo recorre unos 20.000 km cada año, el cambio de correa se realizará aproximadamente cada tres años, por lo que gastar esos $us 300 en el remplazo a tiempo, vale la pena.