Escucha esta nota aquí

Explotó Gilbert Álvarez. El atacante cruceño de Wilstermann aún está con la bronca por el empate a cero, en casa, frente a Real Santa Cruz, resultado que deja al cuadro aviador a cinco puntos del líder del torneo Apertura, Always Ready.

“No encontramos el camino. Fuimos un equipo común. No puede ser que de local apenas generemos dos situaciones de gol durante todo el partido”, dijo el ariete que en la temporada pasada marcó 23 goles con la camiseta del rojo cochabambino, campeón del Clausura.

En el partido contra los albos, Álvarez no pudo marcar pese a que compartió con su hermano, William, algunos minutos del segundo tiempo en el ataque. “Así se tenga al mejor nueve del mundo, pero si no tiene asistencia seguro que se muere de hambre. Anoche (por el jueves) solo tuve una situación para marcar y fue un pase de Serginho. Por eso me fui a casa caliente porque después la gente le echa la culpa a uno sin ver el desarrollo mismo del partido”, sostuvo.

Y no se quedó ahí. Gilbert confiesa que los delanteros marcan goles gracias al apoyo y asistencia de sus compañeros y por lo visto, ante los albos, sus compañeros “quisieron ser los héroes, teniendo oportunidad de asistir y así llegar al gol”.

  “Como lo dije en el camarín, tenemos que dejar las figuritas porque esas solo sirven para pegar en el álbum. Tenemos que ser el equipo trabajador, que se pone al equipo al hombro, donde no importa quien haga el gol, con tal que ganemos. Se los dije ayer y me fui con esa bronca a casa”, puntualizó.

También analizó el partido mismo y cree que no ratificaron lo que hicieron en la quinta fecha ante el Tigre, en La Paz, donde ganaron por 1-0.

“La verdad fue un partido malo, en todos los aspectos. Nunca le llegamos con claridad al rival; siempre por las bandas, tirábamos malos centros, jugábamos a la dividida con solo dos que llegábamos. Creo que dejamos una mala imagen en casa. De nada sirve haber hecho un buen partido en La Paz, para venir a botar todo el trabajo jugando de esa manera”, puntualizó y al respecto hizo un mea culpa. “Soy consciente también de que tengo que presionar más, tengo que buscar más la pelota, pero vuelvo a repetir que nosotros dependemos del compañero de la asistencia y ayer (por el jueves) no hubo ninguna”.