Escucha esta nota aquí

El colero superó este lunes al que tenía la oportunidad de estar en la cima. Esto pasó en el partido que Real Santa Cruz ganó a Royal Pari por 0-2 en el marco de la décima fecha del torneo Apertura.

Sorpresa en el Tahuichi porque el favorito era el equipo que dirige el español Miguel Portugal, más allá de que afrontaba este encuentro con dos derrotas consecutivas. Por su lado, los albos estaban urgidos de puntos y quizás José ‘Pepe’ Peña se jugaba el puesto porque sus dirigidos no ganaban hacía siete partidos.

Pero el fútbol depara esto y con esta victoria los ‘leones del Pajonal’ sumaron su segunda victoria en el torneo.

Un primer tiempo opaco

Solo dos jugadas de peligro sobre ambas porterías se registraron al término de la primera parte. 

La primera fue a los 35 minutos, cuando Damián Lizio remató, metido en área enemiga, y Juan Rivero rechazó de cabeza a pocos metros de la línea de sentencia. Se salvó Real Santa Cruz.

La jugada emergió de un tiro libre fallido de José Luis Chávez, que pegó en la barrera, y que el mismo volante se encargó después de ceder el pase al argentino, que tuvo en sus pies la apertura del marcador.

Tres minutos más tarde, Real puso en jaque a Royal Pari. El delantero Lucas Gómez peinó un centro de Brahian Égüez; la pelota pasó muy cerca del arco de Jorge Araúz, que volvió a ser titular luego de siete fechas ausente (fue titular solo en la primera y segunda) en la que Miguel Portugal había confiado en Diego Méndez.

Fue lo mejor de una primera parte en la que ofensivamente aportaron muy poco los dos equipos. El juego se centralizó mucho en el medio sector y las imprecisiones estuvieron a la orden del día.

Reacción de Real

En el complemento, Saulo Guerra dio el primer toque de alerta a los inmobiliarios con su remate al travesaño. Fue a los 52 minutos. Esta jugada dio para que Portugal reestructure su equipo. Reforzó el ataque al incorporar a los españoles Iker Hernández y Alonso Sánchez. Puso toda la carne al asador para debilitar la dura tarea que había tenido Real Santa Cruz en la zaga cuya labor de Cristian Coimbra, Juan Rivero y Jorge Vargas fue vital.

Nada conforme con lo dispuesto, el DT de Royal sumó también al goleador Carlos Saucedo. Metió a toda la artillería, pero perdió fuerza en la gestación de juego, más allá de generar una clara opción de gol a los 66 minutos, cuando tras un centro de Guimer Justiniano, el colombiano Mosquera, solo de cara al arco, llegó tarde para meterla.

En momentos complicados para su equipo, Pepe Peña decidió sacar a Saulo Guerra para incorporar en el medio campo a Carlos Ribera. Este cambio originó silbidos desde las graderías, habida cuenta de que Guerra era el que movía el equipo y, además, a los 52’ había estrellado la pelota en el travesaño luego de una gran jugada por izquierda de Vargas.

Pero el entrenador respondió a todos con el gol de Ribera a los 69 minutos y a consecuencia de una jugada colectiva en la que Real empezaba a demostrar mejoría en su juego.

Royal Pari guapeó hasta donde pudo. Un testimonio fue el tiro libre de Alonso Sánchez que besó uno de los postes que custodió Romero.

En el minuto 90 se selló la victoria merengue. Mauricio Saucedo se encargó de hacerlo tras un contragolpe que tuvo como protagonistas a José Caraballo y Alcides Peña. Fue un premio para el zurdo mediocampista, que un minuto antes había fallado una clara posibilidad y en una jugada en la que se ponía de manifiesto el dominio del equipo de Pepe Peña, que con este triunfo respira y se suma a la alegría de una hinchada que necesitaba festejar.