Se dice fácil, pero para muchos es muy complicado abandonar los malos hábitos alimenticios así sea solo por un mes. Ese fue el caso de Sacha Harland, un holandés de 22 años, que aceptó ser filmado durante las semanas que decidió cambiar su forma de vivir, específicamente de comer y beber.

La productora holandesa LifeHunters, que realiza videos para YouTube, decidió experimentar sobre las consecuencias en el cuerpo humano cuando éste deja de consumir comida chatarra, azúcares concentrados y bebidas alcohólicas. El resultado fue publicado en un documental que ya se viralizó en internet.

"Guy gives up added sugar and alcohol for 1 month", como se llama el trabajo, muestra como inicialmente el sujeto sometido al experimento, Sacha Harland, muestra períodos de ansiedad, mal humor y desesperación, muy parecidos al síndrome de abstinencia, cuando debe abandonar abrúptamente las hamburguesas por vegetales cocidos.

A medida que el experimento se va desarrollando, Harland siente los efectos positivos en su organismo, gana más energía, le cuesta menos despertarse y repiensa su forma de vivir.

Tras el mes el resultado físico lo dice todo: cuatro kilos menos, una reducción del colesterol del 8% y una presión sanguínea 10 puntos menor.

"Desde el momento en que es cada vez más difícil comer comida saludable, queríamos saber cómo se siente una persona que renuncia al azúcar, el alcohol y los aditivos durante un mes", asegura Erik Hensel, uno de los responsables de LifeHunters en declaraciones recogidas por el diario ABC de Madrid.

Puede ver el video con el resumen del experimento, subtitulado al español, en el encabezado de la nota.