Escucha esta nota aquí

El exvicepresidente Álvaro García Linera calificó las movilizaciones de octubre y noviembre de 2019 "fue una sublevación de las clases medias tradicionales contra la igualdad que ha tomado, con el tiempo, la forma de un golpe de Estado". 

Sentado en un sillón y como entrevistado del periódico El País, de España, la exautoridad dijo que inicialmente había una preocupación y ahora "pavor" de las clases medias que ven "cómo personas que vienen del mundo indígena adquieren el mismo estatus que ellos tenían". Según García Linera, ese fue el detonante de las manifestaciones que surgieron luego de las elecciones de octubre que finalmente fueron anuladas por indicios de fraude.

"El malestar se traduce en movilizaciones contra el Gobierno y en un estado de ánimo muy conservador, muy racista, que dará pie a que las fuerzas del orden desconozcan el orden constitucional y pidan la renuncia del (ex) presidente (Evo Morales)", dijo García.

Otro apunte que hace la exautoridad, que huyó del país junto a Evo Morales primero a México y luego a Argentina, país en el que ahora reside y donde dicta clases en dos universidades; es que durante la crisis se vivió "una mezcla de acción social con un golpe de Estado"

Sostuvo su postura en el artículo que presentaron John Curiel y Jack R. Williams, dos funcionarios del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), que ven una escasa variación entre la tendencia de la votación antes y después de la interrupción del conteo rápido de votos que se paralizó por más de 20 horas la noche de las elecciones.

Días después de la publicación de este trabajo, la institución académica aclaró que ellos no participaron de la elaboración del informe y que sus empleados lo hicieron de forma externa tras ser contratados por el Centro de Investigación en Economía y Política (CERP), una institución vinculada al chavismo.

Informe de la OEA

Según García la idea de fraude fue construida y se logró "instalar en la opinión (pública)" de que iba a producirse y no lo han demostrado. LA OEA tiene que decirlo". 

Recordó los momentos previos a la divulgación del informe de la Organización de Estados Americanos que indicaba indicios de manipulación en el resultado que dio como ganador al Movimiento al Socialismo

"Él -dijo refiriéndose a Luis Almagro, secretario de la OEA- firmó un acuerdo con la Cancillería para entregar su informe completo un miércoles y entrega un informe preliminar el domingo en la madrugada a las tres de la mañana. ¿Cómo es eso? No constaba en el acuerdo, eligió el momento para acelerar el advenimiento del golpe. Y luego no entrega el miércoles 13 el informe completo, se tarda un mes y lo entrega en diciembre. Encima agarra 292 actas, que son el 0,5% de las 35.000 actas, aunque esas 292 actas fueran todas para Carlos Mesa, Evo ganaba por el 10%. En cualquier país donde haya irregularidades en las actas se repite la votación y aquí no se repitió", subrayó.