Escucha esta nota aquí

The Strongest recuperó la sonrisa, aquella que había perdido por los malos resultados pasados. Este domingo se reivindicó en casa con su victoria clara y contundente sobre Guabirá por 6-2.

La historia de este duelo se inclinó a favor del local en la segunda parte, dada la intensidad y la lucha de los azucareros, que encararon este compromiso con una actitud ofensiva, que le había dado frutos en la fecha 8 cuando empató en Oruro contra San José (2-2).

La derrota de este domingo complica el panorama al equipo de Montero, que hace cuatro partidos que no gana.

La presencia de Perozo

El planteamiento azucarero sorprendió al Tigre en la primera parte. 'Copito' Andrada optó por jugar con una línea de cuatro en defensa; Diego Hoyos, Alejandro Bejarano y Luis Hurtado se encargaron de controlar el juego desde el medio y el argentino Juan Vogliotti y al venezolano Rodderick Perozo se encargaron de presionar en el ataque. Este último hizo la diferencia mientras estuvo en la cancha, pues incluso fue el protagonista del gol apertura, a los 23 minutos, cuando tras un rechazo del paraguayo Nelson Amarilla, el llanero superó en velocidad a Saúl Tórrez y ante la salida de Daniel Vaca definió por encima del golero atigrado.

Sorpresa en el Hernando Siles. El dueño de casa pasó un momento complicado porque había hecho mérito para inaugurar el marcador por la presión que ejerció sobre la portería azucarera.

Dos minutos duró la victoria transitoria de la visita. A los 25’, Jair Reinoso aprovechó una confusión defensiva de los rojos para establecer el empate y hacer justicia a un marcador, que cambió ocho minutos después luego de una falta de Alejandro Bejarano sobre Luis Demiquel. Un clara falta y penal para el Tigre.

Reinoso otra vez se hizo presente en el gol, pero esta vez de penal. En ese momento, Guabirá ya no contaba con Perozo, que en 32 minutos puso en permanentes aprietos a la zaga atigrada. El veloz y hábil atacante venezolano sintió los efectos de las continuas corridas y por eso Andrada decidió cambiarlo por el argentino Alejandro Quintana, que a los 43 minutos marcó el gol del empate, en otro descuido de la defensa aurinegra.

En el complemento, un inspirado Reinoso, que tuvo como socio al brasileño Willie Barbosa, marcó otras dos nuevas conquistas, a los 64’ y 77’, sacando una ventaja para el local, que llegó a ser contundente, sobre todo cuando Guabirá ya jugaba con un jugador menos, por la expulsión de Hoyos a los 64 minutos por una fuerte falta a Barbosa.

Ruddy Cardozo, a los 80’, y Diego Wayar, a los 87’, sellaron la victoria atigrada que con estas tres nuevas unidades se pone a seis puntos del líder.