Escucha esta nota aquí

Está en la posición en la que se formó en la Tahuichi, volante ofensivo. Atrás quedó el puesto de lateral izquierdo donde jugó la anterior temporada en Blooming. Edward Vaca explica que ahora se siente cómodo y que con la confianza que está recibiendo del técnico celeste, Miguel Ponce, espera seguir mejorando por el bien de su equipo.

En 2020, de volante, está teniendo actuaciones destacadas, en especial por los goles claves que hizo, aprovechando una de sus armas, el remate potente. Lleva tres tantos en los últimos cinco partidos, cabalmente la cantidad de encuentros que está invicto la academia celeste, con cuatro triunfos y un empate.

“El que más celebré fue el que le marqué a Bolívar, que fue el del triunfo (2-1)”, asegura Vaca, de 20 años, que se lo nota más maduro y con ganas que esta temporada sea la de su consagración. Luego anotó otro gol en el 2-1 ante Nacional Potosí, y en el 1-1 contra Guabirá, en Montero. En el último encuentro, en el 4-0 del domingo contra Aurora, no marcó, pero intervino en los dos goles de Ranfinha.

“Realmente con Rafinha es más fácil. Él es un excelente jugador”, manifestó sobre el brasileño, que fue la figura del partido y que está de vuelta tras superar una lesión que lo dejó fuera cinco meses.

Sobre Blooming, Vaca fue contundente: “Estamos para luchar por cosas importantes. A San José, el miércoles (20:30), se le puede ganar”, concluyó.