Escucha esta nota aquí

Yimi Roca es el arquero del momento. Su nombre apareció el lunes entre los convocados por César Farías para los partidos de las dos primeras fechas (Brasil y Argentina) de las Eliminatorias del Mundial Catar 2022. Es el joven guardameta que sorprendió en el torneo Apertura 2020 por sus destacadas actuaciones; es el que reemplazó en Nacional Potosí a Javier Rojas, ahora en Bolívar y también en la lista del equipo nacional.

Yimi es cruceño y se crio en el Plan Tres Mil. Tiene 20 años y su estatura es 1.86 metros. Buen tamaño para el rol que desempeña en la cancha. Entre los 4 y 8 años estuvo en la academia Tahuichi, siempre como arquero, según sus palabras, pero al cambiar de barrio, antes vivía en la Villa Primero de Mayo, tuvo que seguir formándose en la escuela de fútbol El Turbión. Cuenta que desde que conoció la pelota quiso ser arquero. Su inspiración y modelo a seguir fueron Carlos ‘Pollo’ Arias, figura hasta hace una década de varios equipos nacionales, y el costarricense Keylor Navas, ex Real Madrid y hoy en el Paris Saint Germain de Francia.

Se fue a Sucre a los 15 años

La historia de la carrera de Roca es ejemplar. Le costó mucho. Por cumplir 15 años se fue a Sucre para buscar nuevos horizontes y con la ilusión de es - calar peldaños que lo lleven al fútbol profesional. A corta edad jugó en el torneo de la Primera A de la capital chuquisaqueña.

Rebelde. Así se califica este joven valor nacional, aunque considera que su mayor virtud es desplegar templanza y personalidad en retos difíciles, como el que tuvo que asumir cuando jugó con 15 años para la selección de Chuquisaca, que lo llevó después a formar parte de la selección que participó en los Juegos Odesur.

Muy joven probó suerte en los equipos juveniles de Bolívar y The Strongest e incluso defendió los colores del club Quebracho de Villa Montes, Tarija, en una Copa Libertadores Sub-20.

Se buscó la vida en el fútbol desde temprana edad, aunque en el 2018, tras quedar sin equipo y enterarse que su esposa estaba embarazada, tuvo que empezar a trabajar en una empresa de la capital cruceña.

¿Cómo dio el salto?

Fue en su peor momento. Había aceptado jugar en el club Magisterio de la categoría Segunda de Ascenso de la Asociación Cruceña de Fútbol para no perder ritmo y tener chance de ser convocado a las selecciones juveniles.

“Jugué en Magisterio a invitación del profesor Raúl Justiniano. Lo hice para mantenerme en competencia. De mi trabajo salía a las tres y de ahí me iba a entrenar”, cuenta Yimi, quien ya con 18 años recibió una propuesta para jugar en Real Santa Cruz, que al final no se dio porque jamás lo llamaron para firmar contrato y porque en ese lapso lo llamó el ex arquero Marcelo Robledo para que jugara en Independiente de Sucre.

En el club rojo de la capital no debutó, porque gracias a un amistoso ante Nacional Potosí, en la que fue figura, Alberto Illanes, en ese momento DT del cuadro de la banda roja, le propuso fichar en el club ‘rancho guitarra’. No lo dudó y aceptó porque en Independiente no lo habían tratado bien.

Ahí empezó lo dulce de su carrera deportiva. Inició la temporada 2019 como tercer arquero y al poco tiempo pasó a ser el segundo. El titular era Javier Rojas. “Debuté en la última fecha del Clausura y me fue bien”, dice.

Pero todo sacrificio tiene su premio. Rojas se fue a Bolívar antes del inicio de la presente temporada, por lo que el entrenador de Nacional, en ese entonces el costarricense Jeaustin Campos, puso a Roca de titular, aunque cabe destacar que días antes fueron fichados Luis Cárdenas y Elder Araúz, titulares el 2019 en Guabirá y Destroyers, respectivamente.

Pasó el reto. Su actuación en el debut ante Wilstermann, en la capital potosina, sorprendió y desde entonces no soltó la titularidad, incluidos los partidos por la Copa Sudamericana

El lunes César Farías lo convocó a la selección para los partidos ante Brasil y Argentina, por las Eliminatorias. A los primeros que expresó su felicidad fue a su papá (Rolando), a sus hermanos y a su esposa. Sin duda, un sueño hecho realidad.