Escucha esta nota aquí

La preventa de palcos y butacas para cuando se estrene el Blooming Arena ya le está redituando buenos ingresos a la empresa (Studio 3) encargada de ejecutar este proyecto deportivo. El 27 de enero del año pasado fue el límite para que los socios o hinchas académicos puedan adquirir a un menor costo el sector de su preferencia. El estadio tendrá una capacidad para albergar 25.000 personas, se empezará a construir a fines de abril con un costo aproximadamente de 10 millones de dólares y su estreno está fijado para el 2023.

Según Juan Jordán, presidente de Blooming, hasta el momento la administración del club registra una opción de compra de aproximadamente 1 millón de dólares y un ingreso de algo más de 200.000 dólares por este emprendimiento, que se hará realidad gracias al aporte económico de empresas que se harán cargo de su construcción y de su administración durante 12 años.

“El 25 de abril ingresarán las máquinas para empezar con las obras”, adelantó Jordán, quien, además, informó de que por ahora están a la espera de que la Alcaldía dé su visto bueno para que se pueda empezar con la edificación, descartando la versión de que el proyecto se hubiera paralizado por imponderables en el trámite y que tenían que ver con deudas que supuestamente originaron que la sede social y deportiva, de 7 hectáreas, haya sido parcelada por acreedores.

El titular celeste dijo que el proceso sigue su curso, dado que Blooming cederá a la Alcaldía 4.000 metros cuadrados para que se construya el octavo anillo, por lo que el club tendrá un importante ingreso económico para sanear completamente el terreno y así continuar con el proyecto.

Las deudas pendientes

Jordán no negó deudas pendientes de la entidad celeste y aclaró que todas están presupuestadas y forman parte de un plan de pago. Contó que con el delantero Alejandro Quintana hay gestiones para llegar a un acuerdo y lo propio ocurrirá con César ‘Picante’ Pereyra y Franco Coria, exjugadores del equipo.

Jordán incluso se refirió a cuentas por pagar a cooperativas, como a la Jesús Nazareno y San Luis; a Erwin ‘Platiní’ Sánchez, exentrenador del equipo, y a un exfuncionario (contador) al que se lo retiró hace 12 años y se le pagó el viernes.

De acuerdo con la versión del presidente académico, la actual directiva, que lleva dos años de gestión, está poniéndole el pecho a las balas y afrontando una crisis de la que busca salir apuntando a la formación y promoción de nuevos futbolistas y encarando proyectos como el del estadio y del nuevo coliseo con capacidad para 2.500 personas que ya está en construcción en la misma sede con el apoyo del actual Gobierno nacional.

Además, dijo que de la crisis se sale con iniciativas y con el sustento de una buena cantidad de socios. Contó que el objetivo es pasar de tener 5.000 socios activos a 15.000, tal como los tienen Barcelona y Emelec de Ecuador, en la ciudad de Guayaquil, que tiene la misma cantidad de habitantes que Santa Cruz de la Sierra. “Emelec tiene un estadio para 40.000 personas y una masa societaria de 15.000. Esto implica tener más ingresos y apuntar a nuevos retos institucionales”, sostuvo.

Torneo sin público

Confesó que las consecuencias que está originando la pandemia del coronavirus, por la que el torneo Apertura se jugará hasta fines de mes sin público y con posibilidad de que se cancele todo el semestre, originará una gran pérdida para los clubes, lo que debe ser motivo para que sostengan una pronta reunión y busquen salidas.

“Por fecha se necesitan 50.000 dólares, que es un promedio de lo que los clubes recaudan para cumplir con sus obligaciones. Una propuesta es que la Federación busque apoyo de la Conmebol”, dijo el titular celeste, quien considera que entre los gastos más caros en la presente temporada para los clubes cruceños son los viajes a Oruro, cuyo costo es de 8.000 dólares.

“Aprovechemos que no habrá fecha FIFA y tampoco se jugarán los partidos de las eliminatorias para que se siga jugando el torneo Apertura y así, llegado el momento, le daremos más tiempo de trabajo a la selección”, dijo el directivo.

Caso Cordano

Jordán dijo que el caso del arquero Rubén Cordano no está cerrado pese al fallo que hizo conocer el viernes el Tribunal de Resolución y Disputa de la Federación Boliviana de Fútbol, que le permite al futbolista fichar por un club de asociación o del exterior del país.

El mandamás del club celeste dijo que el caso está en manos de abogados contratados por el club y que el proceso está en etapa de conciliación.

“Nuestra última propuesta con el jugador para que lleguemos a un acuerdo es la misma que le hicimos conocer hace días (una renovación de contrato por tres años más, con un salario mensual de 5.500 dólares). Para nosotros sigue siendo de Blooming”, dijo Jordán y adelantó que es optimista sobre un posible arreglo y así terminar con este polémico caso.