Escucha esta nota aquí

Los demandantes que iniciaron hace dos años un proceso judicial para tratar de demostrar que la canción "Happy Birthday" no está sujeta a derechos de autor acaban de presentar un documento que podría llevar a la famosa melodía a ser -formalmente- de uso público y gratuito.

Una de las demandantes es la cineasta Jennifer Nelson, que interpuso en 2013 una demanda contra Warner/Chappell, una división de Warner Music, después de que la discográfica le pidiera 1.500 dólares por concepto de propiedad intelectual del "Happy Birthday, que usó en un documental sobre la famosa canción de cumpleaños.

El origen de la canción


La conocida melodía fue tomada de la canción de finales del siglo XIX "Good Morning to All", de las hermanas Mildred J. y Patty Smith Hill. 

El gigante discográfico Warner compró la pequeña empresa que tenía los derechos de "Good Morning All", Birchtree Ltd, y desde entonces recauda unos dos millones de dólares al año por concepto de propiedad intelectual por el uso de la famosa canción.

La evidencia presentada ahora por los demandantes es un libro de canciones publicado en 1927 que contiene la letra del "Happy Birthday" sin ningún aviso sobre derechos de autor y que es anterior al registro de propiedad intelectual de la melodía, que se realizó en 1935.

Por ello creen que la canción era de dominio público mucho antes de que fuera registrada y reclaman que vuelva a serlo.