Escucha esta nota aquí

Un niño de nueve años que jugaba a las escondidas en la casa de su abuelo en Lichterfelde, un barrio de Berlín, Alemania, vio en una caja fuerte el lugar ideal para ocultarse. No obstante, el menor nunca se imaginó en quedar atrapado al cerrar la puerta y pasar un gran susto. 

Sus amigos intentaron rescatarlo al escuchar los golpes desde el interior de la caja. Sus padres también intentaron descifrar el código de seguridad con fechas de cumpleaños y aniversarios de la familia.Para el colmo, el único que poseía la clave de la caja fuerte era su abuelo que nunca fue ubicado.

Ante la desesperación, la familia se contactó con los Bomberos para rescatarlo, quienes abrieron la caja por la fuerza.