Escucha esta nota aquí

La paralización del torneo Apertura para evitar la propagación del Covid-19 le ha caído como anillo al dedo a Oriente Petrolero, que solo tiene a tres zagueros centrales en la plenitud de sus condiciones ante las lesiones de Gustavo Olguín y Brayan Calderón. Con estas bajas, los que quedan a disposición de Pablo ‘Vitamina’ Sánchez en estas dos posiciones son Wilfredo Soleto, Norberto Palmieri y Daniel Franco.

Olguín, que por lo general ha estado jugando de zaguero por izquierda o lateral por el mismo sector, tiene una molestia en la clavícula izquierda que al menos lo dejará fuera de las convocatorias durante un mes. El jugador, que es uno de los capitanes verdolagas, suma seis partidos de titular en 2020, más dos que ingresó desde el banco de suplentes.

La segunda baja de la zona central de la defensa es Calderón, que fue sometido a una cirugía, el viernes, para reconstruirle el ligamento cruzado de la rodilla izquierda. El defensor, que fue operado por el traumatólogo Carlos Pérez, tendrá un tiempo de recuperación de siete meses. En este tipo de lesiones, en algunos jugadores la cantidad de meses para volver a disputar un partido oficial se reduce y en otros se alarga. En esto también suma el tipo de recuperación que se realiza y la respuesta del cuerpo del jugador.

Calderón, que es una apuesta a futuro de Oriente, es el que menos ha jugado en el Apertura, pero en el que el cuerpo técnico y algunos dirigentes tienen depositas las esperanzas de que llegará a ser uno de los mejores zagueros centrales del país.

El próximo partido de Oriente debía ser de local contra Bolívar, el 1 de abril, fecha que de seguro sufrirá una modificación debido a la cuarentena que dictó el gobierno por el coronavirus y que llegará a su fin el 4 de abril. El equipo albiverde es antepenúltimo en la tabla del Apertura, con 13 puntos, por encima solo de Real Santa Cruz (12) y Aurora (10).

Quedan los titulares

En realidad, en Oriente Petrolero, Sánchez puede seguir contando en su equipo con los que más han venido jugando y que cuando paró una línea de tres en partidos de visitante fueron considerados titulares: los argentinos Daniel Franco y Norberto Palmieri, y el nacional Wilfredo Soleto.

De los tres, el más inamovible es Franco, que de los 14 encuentros que disputó Oriente este año, entre el torneo Apertura y la Copa Sudamericana, ha ingresado en el onceno en 11 ocasiones. Es decir que solo se perdió tres encuentros. El segundo de los zagueros centrales que más actuó es Palmieri, el polifuncional jugador que en los últimos meses pasó de su habitual puesto de volante de marca a defensor central. El argentino lleva siete encuentros ingresando desde el inicio.

El tercer zaguero que más utilizado ‘Vitamina’ Sánchez es Soleto, que lleva disputado seis enfrentamientos y tres más ingresando en el segundo tiempo. Sus estadísticas pudieron ser mejores, pero un desvanecimiento en el encuentro ante Always Ready lo dejó fuera por precaución del onceno en los siguientes tres encuentros y por ello volvió a su puesto recién en la derrota ante The Strongest.

Cuando los encuentros son de local los fijos de Sánchez de zagueros centrales son Franco y Soleto, que antes estuvo en Sport Boys y Destroyers. Ambos llegaron este año para reforzar una zona en la que el equipo verdolaga tuvo problemas en 2019.

Con las lesiones de Olguín y Calderón, a Oriente Petrolero solo le quedan tres marcadores centrales disponibles: Soleto, Franco y Palmieri.

Un parón que viene bien

Sobreviviente de 2019. El argentino Norberto Palmieri es el único extranjero que se quedó en el equipo albiverde de los que estuvieron el pasado año. En la mayor parte de 2019 se desempeñó de volante de marca. En 2020 está jugando de zaguero central.

Un problema. En lo que va de este Apertura el puesto de lateral izquierdo o lateral volante por este mismo sector de Oriente no tiene dueño. En esa posición, ‘Vitamina’ Sánchez ya probó a Alan Mercado, Gustavo Olguín, Kevin Salvatierra y Carlos Soliz.

Mala campaña. En 12 fechas del Apertura, Oriente logró cuatro triunfos y un empate. Los restantes siete partidos acabaron en derrota.