Escucha esta nota aquí

Medios de comunicación y deportistas reaccionaron con decepción este miércoles al aplazamiento de un año de los Juegos Olímpicos de Tokio, pero expresaron también su alivio al ver que los Juegos no han sido anulados por la pandemia del coronavirus.

Este aplazamiento, sin precedentes en tiempos de paz, fue decidido el martes por el Comité Olímpico Internacional (COI) en concertación con las autoridades japonesas, tras una intensa presión procedente de los atletas y de las instancias deportivas del mundo entero.

El asombro y la decepción eran palpables en Japón, donde el evento había sido presentado por el gobierno como los "Juegos de la reconstrucción" tras el seísmo, el tsunami y la catástrofe nuclear de 2011.

Es cierto que Japón evitó el peor de los escenarios, el de la anulación. Pero "es como si volviéramos al punto de partida tras todos los esfuerzos de los siete últimos años", escribe el diario económico Nikkei, evocando "gastos suplementarios consecuentes" que parecen ahora "inevitables".

"Sorpresa y situación embarazosa", titula el diario Tokyo Shimbun, reconociendo de todas maneras que el contexto mundial no dejaba apenas otra elección a los organizadores.

"La decisión de aplazar los Juegos un año fue tomada por eliminación", analiza el diario, estimando que organizar el evento este año habría sido demasiado arriesgado y que un aplazamiento más largo, hasta 2022, habría sido seguramente demasiado costoso.

El diario deploró también la manera con la que el COI administró la crisis, repitiendo durante semanas que los Juegos podrían comenzar como estaba previsto el 24 de julio, antes de dar marcha atrás. Las instancias olímpicas "no han mostrado las cualidades dirigentes fuertes que esperábamos", según el Tokyo Shimbun.

Los deportistas japoneses afirman sentirse decepcionados por este aplazamiento, pero decididos a entrenarse para la nueva cita.

"Honestamente, estoy todavía en estado de asombro", escribe la campeona de escalada Akiyo Noguchi en su cuenta Instagram. "Pero veo las cosas de manera positiva ya que tendré más tiempo para practicar el deporte que amo", añadió la deportista, que tendrá 32 años en la nueva fecha de los Juegos, y para quien Tokio-2020 será probablemente su última cita olímpica.