Escucha esta nota aquí

Teniendo en cuenta que Oprah Winfrey todavía se siente un poco débil tras sufrir una neumonía a finales del año pasado, resulta comprensible que la estrella televisiva le haya pedido a su pareja, Stedman Graham, que se quede a vivir temporalmente en la casa de invitados que forma parte de su amplio complejo californiano a fin de extremar las precauciones a medida que aumentan los casos de coronavirus Estados Unidos.​​

La también empresaria explicó en su última aparición en las redes sociales que su compañero sentimental, con el que lleva más de 30 años de relación, pero con el que nunca quiso casarse para no sentir que tendría que renunciar a su ilustre carrera, regresó recientemente a la vivienda tras pasar varios días fuera por motivos laborales, lo que sin duda constituye un factor de riesgo a la hora de contraer la enfermedad.​​ 

"Stedman está viviendo en la casa de invitados. Todos saben que tuve una neumonía a finales de 2019 y aún no me he recuperado por completo. Me quitaron la medicación hace solo una semana y seguramente todavía podrán notar en mi respiración que tengo la garganta irritada. Stedman volvió de Chicago el jueves, ha estado en varios aviones y el sábado estuvo dando una conferencia en San Luis", dijo la presentadora en su cuenta de Instagram.

"Le dejo comida en la puerta de la casa para desayunar y para cenar, así que está alimentado y feliz de tenerme sana. Lo que le dejé muy claro es que la distancia social implica no irte a dormir con alguien después de haberte recorrido medio país con American Airlines", bromeó en su última conexión con sus admiradores.