Escucha esta nota aquí

Ante una oleada de contagios en ciernes, un desafortunado que contraiga el cornavirus se puede convertir en un paciente cinco estrellas. La Gobernación de Santa Cruz trabaja en convertir 800 cuartos de hotel en hospitales de primer nivel para aislar a pacientes con el virus Covid-19 que no necesiten mayor cuidado. 

Así lo informó hoy Óscar Urenda, secretario de departamental de Salud, que explicó que si bien uno de los hoteles con los que se negocia es el Radisson, no es el único. Paola Parada, secretaria de Turismo, explicó que esta tarea se está coordinando con el Viceministerio de Turismo y la Cámara Hotelera y que en este momento se tiene conversaciones con 36 hoteles en toda la ciudad. Según explica Urenda, la intención es convertir a los hoteles en hospitales de primer nivel. 

Suena glamoroso, pero no lo es.  En el sistema de salud, el primer nivel es el inicial, poco más que una cama, seguimiento médico y atención a enfermedades básicas. El secretario de Salud explica que allí irán contagiados con coronavirus que no necesiten un sistema hospitalario, sino estar contenidos para que no contagien a otros ciudadanos. Del 100% de persona que contraen el virus nacido en Wuhan, China, el 80% lo pasa como un resfriado común, un 15% necesita internación y un 5% termina en cuidados intensivos. 

Por eso es que buscan lugares para tener de manera masiva a pacientes que no necesiten de mayor cuidado que la vigilancia periódica de personal de salud.  Urenda explicó que el costo de tener a pacientes en hoteles lo cubrirá el Gobierno nacional. Sobre la posibilidad de que uno de estos sea el Radisson, dijo que eso lo están viendo los abogados. 

El hotel situado en el Urubó emitió ayer un comunicado en el que indicó que se está negociando un acuerdo para implementar esta medida en cuanto dure la epidemia de coronavirus. 

Parada añadió que se está trabajando con el Viceministerio de Turismo para establecer una política nacional para este tipo de contingencias y que en Santa Cruz se coordina con la Cámara Hotelera para trabajar con los más de 30 hoteles que se encuentran cerrados por la crisis del coronavirus. Explicó que no ha sido sencillo, ya que la población tiene miedo de enfrentarse a pacientes contagiados o por el cierre momentáneo por la cuarentena, mucho de los hoteles no cuentan con el personal a disposición para brindar ese servicio. Señaló que, entre otros hoteles, ya se ha llegado a acuerdos con La Quinta, LP Hoteles, Magisterio, Sense, Linares y Monumental. 

En el caso del Radisson y del Asturias, aún se encuentran en negociaciones. Para Urenda, convertir habitaciones de hotel en lugares de confinamiento para pacientes del coronavirus que no necesitan mayor atención es una ventaja, porque facilita la logística: se puede disponer de una habitación con baño privado, la cual se puede cerrar con llave, tiene su propio servicio de lavandería y cocina. 

A ello solo hay que sumarle el personal sanitario mínimo para evaluar la situación de los pacientes. Si empeora, se lo traslada a un hospital especializado en coronavirus para darle tratamiento. De esa manera, se garantiza que el infectado deje de contagiar a la población y la familia. 

También está la arista económica de la medida. En la actualidad, la mayoría de los hoteles de la ciudad están cerrado o con ocupación muy baja.