Escucha esta nota aquí

Lo consideran como un logro. La comunidad boliviana de personas con discapacidad auditiva poco a poco van teniendo acceso a la información que se genera, día a día, sobre la pandemia del coronavirus, que hasta la fecha ha afectado a 32 personas en Bolivia.

Desde hace algunos días, la Gobernación cruceña tomó la posta al incluir una intérprete de señas para que acompañe a las diferentes autoridades en las conferencias de prensa que se van generando durante las jornadas de trabajo en esta cuarentena.

“Para mí es muy importante que la gente pueda conocer esta situación, cómo es que está viviendo la persona sorda”, indicó Marcelo Quiroga Soria Galvarro, director nacional de la Lengua de Señas Boliviana.

Quiroga comentó que esta solicitud se realizó a nivel nacional de parte de la comunidad sorda. “Decidimos, de alguna manera, hacer llegar nuestro reclamo a la sociedad, a través de las redes sociales. Necesitamos este puente comunicacional, que son los intérpretes, para acceder a la comunicación”, señaló Quiroga.

Por su parte, la intérprete Gloria Cruz contó que día a día van investigando sobre la terminología técnica que se utiliza sobre esta enfermedad, ya que en Bolivia aun no existen las señas para hacer una interpretación, por ejemplo, de palabras como pandemia, estado de sitio, entre otras.

“Es complejo. Coordinamos con Quiroga, como él es sordo, es un guía y, en base a las señas oficiales que ya están establecidas en Bolivia, la adaptamos la interpretación. No son señas oficiales, pero son interpretaciones basadas en un contexto”, explicó Cruz, a quien las solicitudes de realizar este trabajo, en estos momentos, fueron a solicitud de padres de niños con discapacidad auditiva que necesitaban explicarles sobre el coronavirus.

La intérprete de lengua de señas cree que en un futuro deben crearse estas señas y difundirlas a escala nacional “Debe nacer desde las personas sordas, no desde nosotros los oyentes”, dijo y espera que los demás niveles del Estado también incluyan un intérprete en las conferencias que realizan.

De acuerdo a la Sociedad de Lengua de Seña, en Bolivia existen alrededor de 50.000 personas con discapacidad auditiva.