Escucha esta nota aquí

Una carta a la que tuvo acceso EL DEBER, firmada por el representante de los internos del PC-4 o régimen abierto del penal de Palmasola, describe la falta de medidas de protección y bioseguridad dentro del recinto de personas privadas de libertad más grande del país. 

De acuerdo con el documento, que es dirigido al director del establecimiento penitenciario, José María Coronel Veizaga, los internos advierten que entre la población de reclusos más grande del país hay personas adultas que tienen entre 60 y 78 años de edad, enfermos diabéticos, con problemas cardiacos, gente con hipertensión arterial y portadores de enfermedades como el VIH-Sida y diversos tipos de cáncer.

El responsable de la elaboración del documento es Fernando Arteaga Cuéllar, un reo del régimen abierto que figura como delegado del PC-4, quien pone de manifiesto que los internos son una población vulnerable, debido a que viven bajo una vivienda colectiva "sin las condiciones necesarias que se requieren para luchar contra el virus (Covid-19), situación que nos coloca en riesgo constante", señala textualmente la parte final de una de las dos hojas de la carta enviada.

Respecto al petitorio que hacen los reclusos a través de la misiva, se puede detallar que requieren gel antibacteriano, guantes látex, barbijos, jaboncillos líquidos, desinfectantes (lavandina u otros elemento que ayuden a desinfectar las áreas) y equipos de bioprotección para los médicos que atenderán  los casos que puedan presentarse.

EL DEBER obtuvo información de los internos que están en el PC-4, quienes además de confirmar el pedido hecho hacia las autoridades penitenciarias, señalaron que ante la falta de suministros a las tiendas y a los negocios que funcionan dentro del penal todos están siendo obligados a comer del rancho que se prepara en la cocina de la cárcel, extremo que está comenzando a provocar molestia, ya que no alcanza para todos los reclusos y una gran cantidad de estos no lo consumen por diversas razones.

Además, dijeron que se puede generar una gresca entre internos, ya que hay algunos que por su mayor poder adquisitivo cuentan con mejores alimentos y ante la cuarentena que se decretó en todo el país y la falta de visitas, esta situación se hace cada vez más evidente y puede provocar peleas entre los que tiene recursos y los que no.

Finalmente, manifestaron que hay rumores, no confirmados, de internos que aparentemente presentan síntomas que han provocado temor a posibles casos de Covid-19, situación que ha hecho que los mismos miembros de su pabellón los encierren en sus cuartos ante el temor de que se trate de coronavirus. Aparentemente se trataría de extranjeros.