Escucha esta nota aquí

Casi 10 años después, Esteban Urquizu, exlíder de la Federación de Campesinos y militante del MAS, dejó de ser gobernador de Chuquisaca, tras oficializar su renuncia irrevocable este miércoles ante la Asamblea Legislativa Departamental que se alista para elegir en las próximas horas al sucesor o sucesora.

Urquizu presentó este miércoles su carta de renuncia irrevocable en la que atribuye motivos familiares y de salud que lo llevaron a tomar esta decisión.
“Sobre todo con el objeto de recuperar mi libertad, por cuanto el poder político y poder judicial, condicionan mi libertad al ejercicio del cargo de gobernador de Chuquisaca, en el proceso que injustamente se me ha iniciado”, señala la autoridad en una carta.

El ahora exgobernador es procesado por abandono del cargo, incumplimiento de deberes y uso indebido de bienes públicos. Además tiene otros procesos por presunto abuso sexual a una gremialista y por hechos de corrupción.

Urquizu, ya hizo conocer su dimisión en noviembre de 2019, después del conflicto del fraude electoral, pero luego se retractó desmintiendo a su personal de confianza que reveló su renuncia.

El exgobernador era considerado hombre fuerte del MAS porque para ganar la segunda elección a este cargo y evitar una segunda vuelta en 2015, hicieron dimitir al candidato del FRI para que el Tribunal Electoral Departamental anulara los votos de este frente y así favorecer al candidato del MAS en primera vuelta.

Urquizu, al igual que su líder Evo Morales, respondía con arrogancia y reproches a las preguntas de los periodistas. Es recordado su frase, “porque no me da la gana”, cuando fue consultado por qué no quería responder sobre un asunto de su competencia.