Escucha esta nota aquí

Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Rusia, Vladimir

 Putin, se reunirán en una conferencia virtual presidida por el rey
Salmán de Arabia Saudita , cuyo país está además bajo presión para poner
 fin a una guerra de precios del petróleo con Moscú
que hundió los
mercados energéticos.La reunión de los países más industrializados del planeta tiene lugar

 en el contexto de una pandemia que ya dejó 21.000 muertos y mantiene
confinadas a 3.000 millones de personas en todo el mundo.
"Cuando el mundo se enfrenta a la pandemia del covid-19 y a los

desafíos que supone para los sistema de sanidad y para la economía
mundial, convocamos esta cumbre extraordinaria del G20 para unir
esfuerzos para una respuesta mundial", declaró en Twitter el rey Salmán,
 que asume la presidencia rotativa del G20.La reunión, que debería empezar unas horas, coincide con los

esfuerzos de los países del grupo para atenuar los efectos del virus
para la economía.

El miércoles la agencia de calificación financiera Moody's a advirtió

 que las economías del G20 entrarán en recesión este año a causa de la
pandemia del nuevo coronavirus.En su conjunto, el Producto Interior Bruto (PIB) de estos países se

contraerá este año un 0,5%, según Moody's. En Estados Uninos la caída
será del 2% y en la zona euro del 2,2%.Pero por el momento el G20 no presentó ningún plan de acción

colectivo y crece la incertidumbre sobre los países pobres que no tienen
 acceso a los mercados de capitales y no tienen servicios de salud
adecuados.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director general de la OMS, pidió al

G20 que dé su apoyo a "los países con ingresos débiles o medios", en
particular a los del África subsahariana.Esta semana el presidente francés Emmanuel Macron y su homólogo chino

 Xi Jinping presionaron para que se celebrara una cumbre de urgencia del
 G20 y limitar así el impacto de la pandemia.

Según fuentes de la presidencia francesa, la reunión abordará la

"coordinación en el terreno sanitario" y debería mandar una "señal
fuerte" a la comunidad financiera
sobre los esfuerzos para estabilizar
la economía mundial.En la reunión también participarán otros países particularmente

afectados por la pandemia, como España, Jordania, Singapur y Suiza, así
como representantes de Naciones Unidos, el Banco Mundial
y la
Organización Mundial de Salud (OMS) y de Comercio (OMC).Del G20 forman parte también Argentina, que decretó un confinamiento

de dos semanas, y México y Brasil, que por el momento adoptaron una
política menos drástica frente a la pandemia.La división actual de los líderes mundiales contrasta con las cumbres

 del G20 posteriores a la crisis financiera de 2008, cuando el grupo se
movilizó para ayudar a los países más vulnerables."El G20 está ausente, a diferencia de 2008", dijo Ian Bremmer, presidente y fundador de la consultora Eurasia.

El miércoles el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo
criticó a China por una presunta "campaña intencionada de
desinformación" sobre el coronavirus.
La cumbre del G20 también debería abordar la cuestión de los precios

del petróleo, lastrados por el impacto de epidemia sobre la demanda de
crudo, así como por la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia.