Escucha esta nota aquí

La Federación Turca de Boxeo denunció este jueves las, a su juicio, insuficientes medidas sanitarias encontradas en las pruebas europeas clasificatorias para los Juegos Olímpicos de Tokio, que tuvieron lugar a mediados de marzo en Londres y tras las cuales púgiles turcos dieron positivo por el nuevo coronavirus.

Ese torneo preolímpico fue suspendido el 16 de marzo por la amenaza creciente de la propagación del Covid-19, que ha provocado miles de muertos en el mundo.

Para el presidente de la Federación Turca de Boxeo (TBF), Eyup Gozcec, la causa-consecuencia parece clara: tres boxeadores y un entrenador de su país dieron positivo por el nuevo coronavirus después de su estancia en la capital británica.

"Mientras el incendio (de la pandemia) se propagaba en todo el mundo, ellos hicieron como si no pasara nada. Tendrían que haber aplazado las pruebas", declaró Gozceç a la AFP.

Ese torneo, que debía durar hasta el 24 de marzo, había empezado el 14 con público en el Copper Box Arena, reuniendo allí a unos 350 boxeadores y boxeadoras de distintos países.