Escucha esta nota aquí

El sector hotelero de Tarija sufrió el mayor impacto por la amenaza del coronavirus que obligó al cierre temporal del 98% del total de los establecimientos de hospedaje, entre hoteles, hostales y residenciales.

Según el presidente de la Cámara Hotelera, Daniel Beccar, se cerraron 60 establecimientos de hospedaje afiliados y solo dos están funcionando en la actualidad por tener clientes, aunque ya no reciben visitantes

El empresario dijo que por la emergencia sanitaria por el coronavirus se afectaron a 450 empleos directos y 1.000 empleos indirectos.

“El futuro en general es muy preocupante no solo para nuestro sector, sino otros sectores que mueven la economía en Tarija”, indicó Beccar.

La industria “sin chimeneas” también fue “golpeada” por el brote del coronavirus y en marzo se redujo en más del 80% el flujo de turistas provenientes del interior y exterior del país.

El director de Turismo del Gobierno Municipal de Tarija, Never González, afirmó que la tendencia podría repetirse en los siguientes meses si se prolonga la cuarentena decretada por el Gobierno central.

A su criterio, el panorama es desalentador e incierto para el turismo receptivo si se considera que en abril, junio y julio se tuvo un flujo importante de visitantes en pasados años.