Escucha esta nota aquí

Han transcurrido 11 meses desde que el caso del excoronel Gonzalo Medina ingresó al ojo público y permaneció allí por más de tres meses. También han pasado 11 meses desde que fue enviado a prisión por sus presuntos nexos con el narcotráfico. Pero, este viernes 27 de marzo de 2020 su situación ha cambiado, el Tribunal 12º de Sentencia en lo Penal de Santa Cruz ha decidido cambiarle cárcel por casa y sin escolta.

Era abril de 2019 y Medina fungía como jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Santa Cruz. Todo comenzó con una filtración de un audio, luego un documento de Inteligencia y lo que siguió fue la debacle de la carrera de un oficial de Policía que se había mantenido en la cima del poder, prueba de ello es que permaneció cuatro gestiones al frente de la unidad anticrimen en Santa Cruz cuando normalmente los jefes policiales son cambiados de cargo cada año.

Medina fue vinculado con el narcotraficante Pedro Montenegro, que tras la huida de Evo Morales de Bolivia y con el cambio de Gobierno fue extraditado a Brasil. Medina no fue el único policía que fue dado de baja y enviado a prisión, más de una decena de agentes de la institución verde olivo, además de jueces, fiscales y otras personalidades también cayeron.

Este viernes, cuando Bolivia vive su sexto día de cuarentena obligatoria por el coronavirus, la situación del exjefe que gozaba de la confianza del exministro Carlos Romero ha cambiado.  Un documento, al que tuvo acceso El Deber, da cuenta que el Tribunal 12º de Sentencia en lo Penal ordena la inmediata libertad del expolicía y que se beneficie con la detención domiciliaria sin escolta, siempre y cuando no tenga ningún otro proceso pendiente con la justicia. 

El exjefe de la Felcc se encuentra internado en la clínica Virgen de Lourdes desde el pasado 4 de marzo aquejado por problemas cardíacos. Los médicos en este centro de salud indicaron que debía ser sometido a una intervención quirúrgica; sin embargo, la familia no había autorizado esta operación. 

Debido a esta situación, el mandamiento aclara que Medina será beneficiado con la detención domiciliaria una vez los médicos le otorguen el alta.

El documento en el que se ordena la libertad de Medina: