Escucha esta nota aquí

El crucero Zaandam y su buque asistente Rotterdam, con cuatro muertos y varios afectados por Covid-19, entraron ayer domingo en aguas del Canal de Panamá con rumbo incierto, tras el rechazo a recibirlos del alcalde de la localidad estadounidense de Fort Lauderdale a donde pretendían dirigirse.

"Los cruceros Zaandam y Rotterdam ingresaron la tarde de ayer domingo a las aguas de la vía interoceánica, luego de completar sus operaciones de traslado de pasajeros y abastecimiento de suministros", publicó la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en un comunicado. 

Las autoridades del canal señalaron también que iniciaba formalmente el proceso de tránsito de estos cruceros "bajo condiciones especiales y humanitarias".

"Recibí la confirmación del gobierno panameño de que a ambos barcos se les ha permitido acceder al Canal para hacer nuestro recorrido hacia el este de Florida", confirmó Orlando Ashford, presidente de la compañía Holland America Line, a cargo de las embarcaciones.

Sin embargo, pocas horas antes de que los buques entraran a aguas de la vía interoceánica Ashford había dicho que la compañía estaba "intentando determinar" adonde iban a llevar los barcos. 

La situación es "difícil y sin precedentes" y "todo mi equipo ha estado trabajando en esto 24/7 con agencias gubernamentales" para "asegurarnos de que no se deja una piedra sin mover para ver cómo podemos manejar de forma segura su regreso a sus hogares", indicó Ashford. 

El Zaandam zarpó de Buenos Aires el 7 de marzo, con unas 1.800 personas a bordo, hacia San Antonio, en la costa central de Chile.

Sin embargo, se vio obligado a alterar su recorrido hacia Panamá ante el cierre de puertos y fronteras decretados por los gobiernos sudamericanos ante la expansión del coronavirus.