Escucha esta nota aquí

Protestas contra la presidenta Dilma Rousseff han sido convocadas para el domingo en todo Brasil, en momentos en que el país atraviesa un panorama económico complejo y la mayor investigación de corrupción en su historia.

El gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, y el de Acre, Tiao Viana, serán investigados por su supuesta participación en caso de corrupción en Petrobras, anunció el Superior Tribunal de Justicia (STJ).

El juez Luis Felipe Salomao atendió a un pedido de la Fiscalía para investigar a ambos gobernadores, quienes fueron citados por los delatores del caso de corrupción en el seno de la petrolera por supuestamente haberse beneficiado del esquema.

Pezao pertenece a las filas del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente del país, Michel Temer; mientras que Viana integra el Partido de los Trabajadores (PT), de la presidenta Dilma Rousseff.

Por su parte, el gobernador de Río de Janeiro afirmó en un comunicado que respeta la decisión de la Fiscalía, pero consideró "absurda" la declaración del exdirector de Petrobrás Paulo Roberto Costa, quien cumple prisión domiciliaria como parte de su acuerdo con la Justicia para la reducción de pena a cambio de una delación.

Costa subrayó a la Policía que durante su gestión recaudó dinero para la campaña del exgobernador del Río de Janeiro Sergio Cabral (PMDB) en las elecciones de 2010, en las que Pezao era su vicegobernador y supuestamente también se habría beneficiado.

De acuerdo con el STJ, en el mismo proceso de Pezao serán investigados también Cabral y el exjefe de la Casa Civil de Río de Janeiro Regis Fichtne.

Cúpula de la iglesia pide calma
?

Los obispos brasileños pidieron calma a la población este jueves, en vísperas de las protestas.

"El escándalo de corrupción en Petrobras, las recientes medidas de ajuste fiscal adoptadas por el Gobierno, el aumento de la inflación, la crisis en la relación entre los tres poderes y las diversas manifestaciones de insatisfacción de la población son algunas señales de una situación crítica que, negada o mal administrada, puede debilitar al Estado democrático", alertó la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil.

Dilma, en grave crisis

Menos de tres meses después de iniciar su segundo mandato, la exguerrillera de izquierda, reelecta en octubre por un ajustado margen, enfrenta duras críticas por la situación económica y por la gigantesca trama de corrupción descubierta en la estatal Petrobrás.

La economía ha crecido muy poco en los últimos cuatro años y está ahora estancada, hay déficit de cuentas públicas, inflación elevada (7,7% en 12 meses) y el real se ha devaluado 30% en 12 meses. El gobierno impulsa un ajuste fiscal para poner la casa en orden, pero esto disgusta a su vez a parte de la izquierda.

La popularidad de Rousseff cayó 19 puntos en febrero, a 23%, y en barrios ricos de Sao Paulo y otras ciudades del país su discurso del domingo a favor de un ajuste económico fue objeto de cacerolazos.

Rousseff fue luego abucheada en el Salón de la Construcción, también en la capital económica del país.