Escucha esta nota aquí

El presidente de la línea de cruceros Holland America, que opera dos barcos que llevan a bordo a cuatro fallecidos y decenas de enfermos de aparente coronavirus, advirtió este martes que más personas podrían morir si no son autorizados a atracar en el estado estadounidense de Florida.

"Ya murieron cuatro pasajeros y temo que haya más vidas en riesgo", escribió Orlando Ashford, presidente de Holland America, en una carta abierta al diario local Sun Sentinel.

"Hasta el 30 de marzo, 76 pasajeros y 117 tripulantes del 'Zaandam' tenían enfermedades parecidas a la gripe, incluyendo ocho que dieron positivo al COVID-19", añadió.

El crucero "Zaandam" y su buque asistente "Rotterdam", desplegado para proveer suministros al primero y separar a los pasajeros en dos barcos, recorrieron el lunes el Canal de Panamá y surcan el Caribe con la esperanza de atracar el jueves en Fort Lauderdale, 50 km al norte de Miami.

Pero las autoridades de Fort Lauderdale rechazan la idea y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo el lunes que no quería que las personas contaminadas de los barcos fueran "desechadas" en este estado del sureste y ofreció en cambio enviar personal médico.

Su principal argumento es que los condados de Miami y Broward, donde está Fort Lauderdale, concentran el 60% de los más de 5.000 casos de coronavirus del estado y necesita los equipos hospitalarios para atender a sus residentes.

El estado no puede permitirse "que personas que ni siquiera son de Florida sean desechadas aquí al sur de Florida para que usen nuestros valiosos recursos", dijo DeSantis. La Comisión del Condado de Broward debe tomar una decisión este martes. Las autoridades del puerto escribieron el martes que trabajan junto a Holland America en el diseño de un plan de acción.

"El barco no podrá entrar a aguas estadounidenses hasta que el plan sea entregado y aprobado. Nuestra prioridad es garantizar la seguridad de la comunidad local, los pasajeros y la tripulación", informó Port Everglades en un comunicado.

En los dos barcos hay 1.243 pasajeros y 1.247 tripulantes, detalló Ashford.

El "Zaandam" tenía previsto terminar su ruta en Fort Lauderdale el 7 de abril, pero ahora éste y el "Rotterdam" surcan el Caribe sin destino seguro luego de que varios puertos latinoamericanos les negaran asistencia.

"Estamos lidiando con un síndrome de 'no es mi problema'. La comunidad internacional, consistentemente generosa y servicial frente al sufrimiento humano, se cerró al 'Zaandam' y lo dejó a su suerte", escribió Ashford.

El "Zaandam" zarpó de Buenos Aires el 7 de marzo con unas 1.800 personas de múltiples nacionalidades a bordo hacia San Antonio, en la costa central de Chile.