Escucha esta nota aquí

El encierro que supone el aislamiento social ante la pandemia de coronavirus puede convertirse en un verdadero problema, pero hay formas de hacer que el encuartelamiento sea ameno, por ejemplo, el rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, eligió pasar la crisis sanitaria muy lejos de su país, en Alemania, en un lujoso hotel situado en la ciudad bávara de Garmisch-Partenkirchen, a los pies de los alpes alemanes. Pero, no se fue solo, llevó con él a sus 20 mujeres.

En días recientes el monarca fue duramente criticado por los tailandeses, quienes consideran que el rey no tomó la pandemia de manera seria y responsable. Por lo que no es una sorpresa la ola de indignación que se generó entre los habitantes al conocer la noticia, quienes a través del hashtag "¿Para qué queremos un rey?" pusieron en tela de juicio su decisión.

La etiqueta se convirtió en 'trending topic' en el continente asiático y fue usada por más de un millón de personas.

De acuerdo con lo que publica la prensa alemana, el rey Rama X habría alquilado completo el hotel Grand Hotel Sonnenbichl en la estación de Garmisch-Partenkichen, en el sur de Baviera. Y, según confirmaron fuentes de la región al diario Merkur, el rey Maha Vajiralongkorn, de 67 años, y su corte pueden moverse sin restricciones por todas las estancias, ya que fue cerrado al público en general.

El Grand Hotel Sonnenbichl, de cuatro estrellas, dispone de servicios como piscina, spa, sauna y gimnasio, además de amplios salones y habitaciones de 65 m. El gobierno de Tailandia declaró el Estado de Emergencia y se cerraron todos los comercios, excepto los de comida y productos esenciales. Además, todos los habitantes de Bangkok, la capital, están confinados.

Dicha indignación generada entre la población sorprende en un país en el que ofender a la corona está penado con la cárcel y sus estrictas leyes pueden penar hasta con 15 años de cárcel las críticas al rey. Sin embargo, el rey siempre fue señalado por sus excesos y excentricidades.

Rama X asumió el cargo después de la muerte de su padre, Bhumibol Adulyadej el 13 de octubre de 2016, pero el actual soberano vivió gran parte de su vida en el extranjero, desconectado de los deberes de la corona.