Escucha esta nota aquí

Desde hace más de un mes, el Hospital Oncológico se ha preparado para recibir a pacientes con cáncer que puedan presentar la infección por coronavirus. Como medida de prevención fue habilitada  una área aislada del hospital para que los enfermos de cáncer sospechosos o positivos de Covid-19 no ingresen a otras salas del centro asistencial.

"Los enfermos de cáncer son pacientes inmunodeprimidos que si se contagian con el coronavirus las complicaciones y la tasa de mortalidad son altísimas. Está demostrado en todo el mundo. No vamos a tratar pacientes en el hospital, porque no tenemos áreas especiales ni recursos humanos para atender este tema", explicó el director de este nosocomio, Nelson Bejar.

El médico indicó que la obligación del Oncológico es detectar cuál paciente es sospechoso o positivo al coronavirus para ser derivado a los centros asignados para la atención de la pandemia.

El tratamiento de los pacientes con cáncer y coronavirus será realizado por los especialistas, pero habrá un monitoreo a cargo de los oncólogos. "Hemos tenido la suerte de que hasta ahora no se presente ningún caso", añadió Bejar.

Medidas adoptadas

Entre los protocolos que el Oncológico ha tomado desde hace algunas semanas es la suspensión de las consultas externas y la visita a pacientes internados. "Solo se atienden las consultas de urgencias de aquellos enfermos que presenten complicaciones del cáncer", explicó Bejar.

En el caso de las visitas, solo se permite el ingreso a un solo familiar para acompañar al paciente, si es que lo necesita. Antes de su ingreso a la infraestructura, se realiza un control de la temperatura,además de una serie de preguntas para descartar el Covid-19. "Estamos cuidando que no entre la enfermedad al hospital".