Opinión

Datos que nos deja este inicio de semana

Hace 4/1/2020 7:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

Gabriel Feldman

Se está llegando a más de 800.000 infectados y a más de 40.000 muertos. 
China, luego de casi 3 meses, desde el inicio, ya está con el 95% de casos recuperados, con daños imperceptibles en Beijing y Shanghái, ya sin riesgos y con su economía en franca recuperación. 

Rusia y Corea del Norte (aliados de China) sin daños de consideración, al contrario de lo que pasa en Corea del Sur, Europa y EEUU que siguen con infectados y muertes a un ritmo acelerado, con sus economías devastadas (con la gente en las casas, las líneas de producción paradas, con los mercados bursátiles en caída libre, y materias primas (como el petróleo) a valores que jamás se podían imaginar. Australia, África y Canadá con aparente tranquilidad y datos que (por suerte) no se ven alarmantes. 

¿Y por casa cómo andamos? Casi el total de América Latina en cuarentena, con casos y muertes en crecimiento constante y con un futuro oscuro, tanto en estructura de sistemas de salud (edificios, camas, respiradores, materiales y RRHH) como en sus frágiles economías, con un alto porcentaje de personas que viven “al día” y “en negro”, y con mucha gente que incumple las normas de cuarentena y que pone en riesgo, no solo sus vidas, sino también las ajenas. 

Datos alarmantes de presos, multas y vehículos incautados... ¡insólito! Solo nos piden quedarnos en las casas, lavarnos las manos y evitar contacto social. ¿Tan difícil es? 

Bolivia, hoy con menos de 10 personas fallecidas y con unos 100 casos de infectadas, mirando atentos (lejos de los tristes datos de otros países del continente), con medidas acertadas, tomadas a tiempo (con los datos que venían de Italia y España) y la gente cada vez más concientizada en acatar las órdenes. 

Se vienen 30 o 60 días muy difíciles, donde la solidaridad y el firme cumplimento de las normas van a ser vitales para que el daño sea el más bajo posible. 

Los dos sectores que me tocan más de cerca, entretenimiento y gastronomía (al igual que muchos otros como el sector de turismo) están con un presente complicado y con un futuro incierto (pero todo esto es secundario y lejano). Ahora, solo cumplir las órdenes, quedarnos en casa, disfrutar la familia, ordenar (por dentro y por fuera) todo lo que podamos e ir pensando en “el día después”, en nuevos escenarios empresariales, en más negocios online, y en que nada será igual a los tiempos previrus.