Escucha esta nota aquí


Senegal autorizó este lunes al ex presidente chadiano Hisséne Habré a salir dos meses de la prisión de Dakar donde está recluido por crímenes contra la humanidad porque el centro debe albergar a unos 40 reclusos dentro de la lucha contra el coronavirus.

Hisséne Habré, de 78 años, quien dirigió Chad de 1982 a 1990, fue condenado el 30 de mayo de 2016 a cadena perpetua tras un juicio sin precedentes en Dakar, después de haber sido declarado culpable de crímenes contra la humanidad, violaciones, ejecuciones, esclavitud y secuestro. Una comisión de investigación chadiana ha cifrado en 40.000 los muertos por la represión bajo el régimen de Habré.

El ex presidente chadiano, que fue derrocado en 1990, se refugió en Senegal, donde, bajo presión internacional, se celebró el juicio. Fue arrestado en 2013 e inculpado por un tribunal especial creado en cooperación con la Unión Africana.

Purga la pena en una prisión de Cap Manuel, en la capital senegalesa. El 26 de marzo, su abogado, Mamadou Diawara, solicitó un permiso de 60 días basándose en que, por la pandemia de Covid-19, Hisséne Habré, debido a su edad, es "particularmente vulnerable" al contagio. 

En su fallo, el juez señaló que la prisión de Cap Manuel fue elegida por las autoridades senegalesas como parte de la estrategia de respuesta a la pandemia de Covid-19, para "albergar a todas las personas contra las que se dictó recientemente un auto de prisión" y que estarán recluidas en régimen de aislamiento durante la duración de la cuarentena, por precaución, para evitar posibles contagios en las prisiones.

Al final del permiso, que tendrá que pasar en su residencia en Dakar, Hisséne Habré "regresará a la cárcel de Cap Manuel, inmediatamente", según el juez de aplicación de penas del Tribunal Superior.