Escucha esta nota aquí

La libra de hoja de coca legal para el acullico en el mercado de Santa Cruz, en situaciones normales cuesta Bs 50, pero ahora, en tiempos de cuarentena, está escaseando y el precio de la libra varía entre Bs 120, 150, 180 y Bs 200, dependiendo del lugar donde la vendan.

No hay restricción para la venta de este producto, pero en los últimos días la mayoría de los puntos tradicionales de venta ha cerrado y otros abren solo por unas horas durante la mañana. Algunos consumidores creen que el cierre es para especular con los precios.

“Están especulando. En Santa Cruz la libra de primera vale Bs 200, y Bs 170 la normal. En Warnes, se halla a Bs 80 y en Montero a Bs 140”, dijo W.P., un productor agropecuario que semanalmente compra coca para llevar a los trabajadores de sus sembradíos en el norte cruceño.

“El problema es que no está llegando (la hoja). No hay salidas de los camiones desde Yungas a La Paz y, posteriormente, a los otros departamentos, no están autorizando las hojas de ruta. La libra ahora cuesta Bs 180, Bs 200 e incluso más. Sé que algunos traen de contrabando y por eso los precios suben”, manifestó René C.N., un distribuidor al detalle de coca en la capital cruceña.

La escasez se siente con más fuerza en las provincias cruceñas. Por ejemplo, en Ascensión de Guarayos la coca ha desparecido de las tiendas y donde se conoce que ha llegado un poco, las filas se forman de inmediato, similares a las aglomeraciones en entidades financieras por los bonos y en los mercados para abastecerse de alimentos.

Así ocurrió el lunes cuando una tienda del comercial La Misión abrió y puso en oferta un taque recién llegado. La noticia se expandió rápidamente entre los consumidores y aparecieron decenas de clientes en el punto, quienes pagaron callados el precio elevado en cuatro veces su valor.

La hoja milenaria se vendió como pan caliente y a los pocos minutos la bolsa se vació. "Lo que valía 5 ahora vale 20, si es que se tiene suerte", dijo un acullicador.

En Vallegrande, también se siente la escasez de esta hoja que en estos días se ha convertido en un artículo de lujo. Muchas personas la utilizan para masticar durante su jornada de trabajo, en especial en la zona rural donde las actividades agropecuarias se realizan de sol a sol.

En algunos puestos de venta se encuentra a Bs 120 la libra. Muchos locales terminaron sus reservas y los dueños aseguran que por la cuarentena no se podrá contar con este producto que llega de La Paz y Cochabamba.

En Yapacaní, gana mercado la coca del trópico

En el municipio de Yapacaní, colindante con el trópico de Cochabamba, la coca paceña ha desaparecido de la mayoría de los puestos y donde hay, cobran entre Bs 120, 150, 170 y 200, según los datos.

Si hay coca paceña debe estar peleadita. La (hoja) paceña cambia el color, pero no pierde propiedades. Yo tengo un poquito todavía, está perdiendo su verdor, pero sirve”, manifestó Cástulo, un hombre que hasta hace poco fue dirigente de una de las asociaciones de comerciantes de coca al detalle en Yapacaní.

Ahorita se está acullicando hoja del trópico, porque no está llegando de Yungas. Deben estar vendiendo a Bs 30 la libra; en cambio, la paceña que debe estar llegando de contrabando, la están vendiendo a Bs 150, 170, 200”, indicó el exdirigente.

En Yapacaní, hay más de 2.300 comercializadores al detalle, todos están registrados en la Alcaldía.

El departamento de Santa Cruz es el principal mercado de la ‘hoja milenaria’ por el consumo de más de 9.000 toneladas métricas, según datos de 2018 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (Unodc).

El informe agrega que, en 2018, la Dirección General de la Hoja de Coca e Industrialización (Digcoin) registró en los mercados autorizados una comercialización total de 24.178 toneladas métricas de hoja de coca.

Los datos del documento indican que el 37% de la producción nacional procedente del arbusto va dirigido a la región cruceña.