Escucha esta nota aquí

Si va a entrar a una tienda, barbijo. Si va al mercado, barbijo. Si va a la farmacia, barbijo. Es la insistencia del epidemiólogo Roberto Tórrez, del Sedes (Servicio Departamental de Salud). A las siete de la mañana empezó a pedir que la población intensifique el cumplimiento de la cuarentena. "Uso masivo del barbijo", pide. 

El que se debe usar es el barbijo quirúrgico. El conocido como N95 está destinado a los trabajadores en salud que van a tomar muestras a los enfermos que liberan aerosoles. Pide a las farmacias que no vendan ese barbijo sino solo al personal de salud.

El resto de la población no debe preocuparse por utilizar ese barbijo, que además es más caro. Si va en el vehículo o está caminando por la calle, distanciado de otras personas, no es necesario utilizarlo

Intensificar la cuarentena implica también cuidar a los mayores de 60 años -los más vulnerables ante el covid-19-, quedarse en casa, desinfectar superficies, lavarse las manos con jabón, alcohol líquido o en gel y mantener distancia de al menos un metro con otras personas. 

Según evalúa, la curva de casos por el momento es aceptable. Muestra 103 casos confirmados en todo el departamento en un mes de curso de la pandemia. "Tres casos por cada 100.000 habitantes. Es una incidencia, diría yo, aceptable. De los cinco que murieron, cuatro eran mayores de 60 años. Se repite lo que muestra la tendencia a escala internacional", comenta.

En este video de la Fundación San Vicente hay información confiable acerca del uso de los tapabocas, barbijos o mascarillas.