Escucha esta nota aquí

Los precios internacionales del petróleo terminaron en fuerte alza el miércoles en un mercado optimista sobre un acuerdo de recorte de producción el jueves entre la OPEP y sus aliados.

En Nueva York, el barril de crudo "light sweet" (WTI) para entrega en mayo subió 6,2%, cerrando a 25,09 dólares.

De su lado, en Londres, el barril de Brent del mar del Norte para junio avanzó 3,0%, hasta 32,84 dólares.

Los miembros de la OPEP y sus aliados liderados por Rusia sostendrán una teleconferencia para evaluar un recorte de producción, en un momento de sobreoferta de crudo y de guerra de precios entre Riad y Moscú. En la cita participarán otros productores como Estados Unidos, Canadá, Argentina o Brasil.

Este miércoles se supo que las reservas de petróleo de Estados Unidos aumentaron bastante más de lo previsto la semana pasada, mientras la producción bajó, según un informe de la Agencia estadounidense de Información sobre a Energía (EIA).

En la semana que terminó el 3 de abril, las reservas comerciales de crudo de EEUU se dispararon en 15,2 millones de barriles hasta llegar a los 484,4 millones. Los analistas solo esperaban un aumento de 9,25 millones de barriles.

Además, las refinerías estadounidenses bajaron el uso de sus capacidades de 82,3% a 75,6% la semana anterior.

"La caída de producción en Estados Unidos, enteramente ligada a las fuerzas del mercado, hace sin duda más fáciles las conversaciones pues los miembros de la OPEP+ (OPEP y aliados) tienen mayor interés en ponerse de acuerdo entre ellos sobre una reducción de la producción antes que dejar que el mercado actúe de forma aleatoria", destacó Bart Melek, de la consultora TD Securities. 

"Pero los miembros de la OPEP+ querrán asegurarse de que la producción no va a dispararse luego en Estados Unidos cuando se recuperen los precios", matizó.

Un recorte "probablemente no será suficiente para compensar la caída masiva de la demanda a corto plazo", añadió este especialista.

La demanda de crudo se ve aplastada por las medidas de confinamiento para tratar de contener la pandemia de coronavirus.