Escucha esta nota aquí

EReal Madrid y los jugadores de la primera plantilla (además de la sección de baloncesto y del Castilla, entrenadores y principales ejecutivos del club) han llegado a un acuerdo para que todos ellos acepten una bajada del 10% de su salario anual en el caso de que las competiciones puedan reanudarse. La negociación, llevada entre los capitanes, con Sergio Ramos a la cabeza, y José Ángel Sánchez, Director General, han desembocado en un punto de encuentro que se agradece desde el club, dado que aprovechará esta renuncia para que los sueldos de los empleados no se vean afectados.

La cifra asciende alrededor de unos $us 54 millones (aproximadamente). La noticia, adelantada por MARCA, no ha tardado en confirmarse por el Madrid con un comunicado oficial, en el que agradece profundamente el esfuerzo de todos. En el caso de que la competición 19-20 no se reanudara, la plantilla renunciaría al 20%, el doble de la medida actual, según las bases del acuerdo al que se ha llegado entre el vestuario y la planta noble. En ese caso, lógicamente, la cifra subiría hasta los $us 108 millones (siempre de manera aproximada).

El Madrid empezó a contactar a finales de la semana pasada con representantes del vestuario para ir preparando el terreno de cara a una negociación que se ha llevado desde el pleno conocimiento de la situación excepcional que vive la sociedad en general y el fútbol y el Madrid en particular. El club blanco ha visto cortados de raíz todos los ingresos debido al parón de toda actividad, no solo ya deportiva, sino de publicidad, márketing, merchandising, museo... Pérdidas millonarias que serán contrarrestadas con una rebaja de los jugadores se ha ido dilatando hasta que se ha convertido en inaplazable.

A pesar de que alguna voz como Toni Kroos se pronunciase en contra de esta reducción (el alemán declaró ayer: "Estoy a favor de que se pague el salario completo y que cada uno haga cosas sensatas con él. Una reducción de sueldo es como una donación en vano"), los jugadores siempre estuvieron por la labor de llegar a un acuerdo, aunque las cifras iniciales de la plantilla estaban por debajo de ese 10%./(marca)