Escucha esta nota aquí

Se nota que tiene ansías para volver a jugar un partido oficial con el Puebla de México. La grave lesión que sufrió hace nueve meses y medio, rotura de ligamento de la rodilla derecha, ya quedó atrás. Por ello, en esta cuarentena, que también se vive en México por el Covid-19, el cruceño Luis Haquin, de 22 años, trabaja en doble turno, por las mañanas mediante el Zoom entrena a las órdenes de su equipo, y por las tardes lo hace por su cuenta.  

Haquin reveló que el confinamiento para evitar la propagación del coronavirus se dio en el momento que iba a tener minutos en el primer equipo del Puebla. “La cuarentena llegó cuando ya estaba para ser titular o al menos tener minutos, pero este tiempo lo estoy aprovechando al máximo para ponerme mejor”, explica el exdefensor de Oriente Petrolero, de donde dio el salto al fútbol mexicano en enero de 2019.

El marcador central lleva entrenándose a la par de sus compañeros hace cuatro meses, tiempo en el que ya jugó seis partidos con la reserva y fue convocado a dos encuentros de la primera: “Ojo, que acá la reserva es bien competitiva y la utilizan para agarrar ritmo grandes jugadores. Uno de ellos, por ejemplo, es el peruano Christian Cueva, del Pachuca”.

Sobre su convocatoria por César Farías para su regreso a la Verde, Haquin sostuvo que “también estoy listo para reaparecer con la selección”. Agrega que “el cuerpo técnico estuvo pendiente de mi recuperación”. El defensor fue uno de los convocados para el inicio de las eliminatorias para jugar ante Brasil, de visitante el 27 de marzo, y contra Argentina, de local el 31 del mismo mes. Luego se postergó el comienzo por el Covid-19.

También el coronavirus tiene en cuarentena a México, y Luis trata de hacer más llevadero estos días leyendo libros, entrenando y pasando clases de inglés por internet. “Vivo solo, así que me doy tiempo para todo, siempre siendo consciente de que hay que cuidarse. Solo salgo al supermercado a abastecerme. Por lo que veo en Bolivia también están siendo responsables porque con este virus no se juega”, concluyó.