Escucha esta nota aquí

Un grupo de ayoreos instaló seis puntos de bloqueo a lo largo de 80 kilómetros de una carretera de tierra, en proximidades de la comunidad Poza Verde, con la intención de llamar la atención de las autoridades y exigir la dotación de alimentos.

En ese afán, cometieron hechos vandálicos que rayaron en lo delictivo, pues transportistas denunciaron actos extorsivos y hasta agresiones físicas de estas personas, por lo que fuerzas combinadas de la Policía y el Ejército intervinieron y corrieron a los bloqueadores.

El operativo conjunto tuvo lugar este miércoles en la ruta ubicada en la zona sur del municipio de Pailón. Transeúntes denunciaron que cada vez que pasaban eran extorsionados, insultados, saqueados y agredidos físicamente por los indígenas, en caso de que no entregaran dinero.

En la operación, los uniformados habilitaron la carretera apartando troncos y otros objetos que obstaculizaban el paso de los vehículos. La intervención ocurrió después de que el alcalde de Pailón, Marcial Cruz, conversara con los representantes de los ayoreos para que levanten los bloqueos, pero el diálogo no dio frutos.  

"Los hemos dotados de víveres y a la media hora iniciaron los bloqueos. Les pedimos que no bloqueen, pero no entendieron. Nos dijeron en nuestra cara que seguirían bloqueando. La situación es difícil”, manifestó Cruz

El mayor Gálvez, jefe de la Policía en Pailón, dijo que los indígenas ya están advertidos y que, si ese comportamiento continúa, actuarán como manda la ley. Tras el retorno de los uniformados a su base en Pailón, se conoció que los indígenas volvieron a bloquear la ruta.

La semana pasada, Lino Ortiz, dirigente de la comunidad Poza Verde, reconoció que la Alcaldía de Pailón los dotó de víveres, que se consumieron en un par de días, pues las raciones no eran suficientes. “Sucede que en nuestra comunidad hay casas en las que viven hasta tres familias con varios hijos y lo que nos dieron no alcanzó para todos”, manifestó el vocero de los ayoreos.

Afirmó que al no contar con la atención de las autoridades, acuden al recurso de los bloqueos, en los que hay desmanes porque, según dijo, resulta difícil controlar a los más jóvenes.