Escucha esta nota aquí

Cuando comenzaba la cuarentena, en marzo, Marquito Bulacia llegaba a Bolivia luego de haber ganado el Rally de México (categoría WRC3), tercera fecha del Campeonato Mundial de Rally (WRC). Debido a la crisis por la pandemia de coronavirus decidió quedarse en Santa Cruz y no retornar Valencia, España, donde estudia el primer año de la carrera de Ingeniería Mecánica.

Está en la tierra que lo vio nacer, desde hace más de tres semanas, junto a sus seres queridos: su padre Marco Bulacia Barba, su madre Susybeth Wilkinson, y sus hermanos Bruno (17 años) y Valeria (10).

En España vive solo, pero ahora que está todo paralizado por la cuarentena disfruta los días con su familia y no descuida sus estudios, porque continúan vía online y debe terminar el primer año en julio.

“Durante el día hay varias cosas que hace. Por ejemplo, estamos rotando con los quehaceres de la casa; los días que mi papá y yo cocinamos, mi mama y mis hermanos se encargan de la limpieza de la casa y los otros días es a la inversa. También jugamos tenis de mesa con mi papá y Bruno”, reveló el piloto de 19 años.

En lo deportivo también trabaja en la medida de las posibilidades, ya que hace ejercicios y se pone al frente de un simulador, aunque reconoce que no es lo mismo que estar en el coche Citroen C3 R5, junto al navegante Giovanni Bernacchino.

El 14 de marzo Marquito se convirtió en el primer boliviano en ganar su categoría en una fecha mundial y fue en Guanajuato, México. Fue su primera carrera del año, aunque esa prueba significó la tercera fecha de la Campeonato Mundial de Rally (WRC).

“Después de México tenía que correr en Argentina, Portugal, Italia y Kenia, pero esas fechas ya fueron suspendidas, así que manejan una posibilidad de que el campeonato se reanude en Finlandia, en agosto, y si se confirma correré esa competencia”, expresó Bulacia.