Escucha esta nota aquí

El exportero del Real Madrid, Iker Casillas, está llevando el aislamiento del coronavirus de la mejor manera posible junto con su esposa Sara Carbonero y sus dos hijos Lucas y Martin.

Luego de que se detectaran los casos de Covid-19 en su pueblo, Navalacruz, España, Casillas envió un mensaje para su gente con el objetivo de que no pierden la esperanza y siempre se mantengan con el ánimo positivo.

"Vuelvo a sonreír. Pensamiento positivo. Seremos felices pronto. Os mando mil abrazos y os doy las buenas noches a todos", expresó el campeón del mundo en 2010 con la selección española.

Por supuesto, su mujer, Sara Carbonero, y sus dos hijos, Martín y Lucas, tienen mucho que ver en que haya sido capaz de recuperar la felicidad. También esos amigos con los que se reúne, como tantos españoles, a través de videollamada durante estos días, para hacer el confinamiento un poco menos desesperante.

"Resulta que hasta hace muy poco quedamos todos un día en salir y tomar algo. Algunos venían contentos, otros más reacios y algunos casi se liberaron de tensión en casa (en broma). Ahora lo que se lleva es quedar otra vez pero... de una manera diferente", escribe el portero al lado de una imagen en la que muestra esa pandilla con la que se junta para recordar que, fuera, hay más gente que lo está pasando como nosotros. Y que son capaces de sacarnos esa sonrisa que Iker recuperó.

Ver esta publicación en Instagram

Resulta que hasta hace muy poco quedamos todos un día en salir y tomar algo. Algunos venían contentos, otros más reacios y alguno casi se había liberado de tensión en casa. (hablando de broma). 😏. Ahora lo que se lleva es quedar otra vez pero... De una manera dIferente. Avisamos a la hora de cenar que nuestros amigos han marcado cita para hoy en este confinamiento tan estresante. Lo vendemos así para que nuestras parejas se sientan más relajadas. No den importancia a nuestra quedada. Nos vamos todos, yo en mi caso, al comedor y ahí... Tablet y auriculares. Lo demás, ya lo hacen el resto. Vaya tecnología por el amor bendito!! Un vinito alguno, un cicarrito... En fin, como si sales de copas. Al final te hace sentir bien. Ver las caras de los colegas, nos despedimos. Adios Hasta otra!

Una publicación compartida de Iker Casillas (@ikercasillas) el