El imaginario popular que retrata al hombre como un ser que prefiere las aventuras sexuales y rechazan el compromiso ha sido descartado por un grupo de antropólogos de la universidad estadounidense de Utah.

El estudio científico, publicado en la revista Royal Society Open Science, 
concluyó que el compromiso masculino es un hecho ligado a la cantidad de mujeres existentes en una sociedad.

"Los hombres suelen tender más al compromiso si hay pocas mujeres a su alrededor. Es en este caso que las mujeres pueden estar más interesadas en relaciones esporádicas de una sola noche", se lee en el estudio.

Según el antropólogo Ryan Schacht la razón de esta creencia tradicional proviene de las diferencias biológicas entre hombres y mujeres

"Ellas invierten mucho más en la reproducción que ellos, porque tener un hijo tiene más consecuencias para las mujeres y elegir mal a una pareja equivocada puede costar muy caro", explicó Schacht.

Mientras que para el hombre, la reproducción puede conducir a un sólo encuentro sexual sin costo a largo plazo.

Schacht agregó que la promiscuidad masculina no está ligada a la genética si no que hay que tener en cuenta también los diferentes aspectos sociales.