Escucha esta nota aquí

Es uno de los jugadores de mayor proyección del fútbol boliviano y ello posibilitó que lo fichara el Cultural Leonesa, de la tercera división de España. Allí estuvo cuatro meses y luego volvió al país para jugar en Bolívar. Roberto Carlos Fernández asegura que su corto paso por el fútbol del viejo continente le sirvió de mucho: “De Europa volví más maduro, ya no me caigo anímicamente ante un error”.

El exBlooming explica que “antes era muy tímido, pero ahora tengo más personalidad, y eso es bueno en el fútbol”. Lo que busca actualmente es consolidarse en Bolívar y luego en la selección nacional de mayores. Precisamente, en la Copa América de Brasil 2019, bajo el mando del DT Eduardo Villegas, tuvo su primera experiencia en un torneo oficial. Luego, en enero, repitió con la sub-23, que disputó el Preolímpico de Colombia, donde fue uno de los puntales de la buena imagen que dejó el equipo de César Farías.

En Bolívar hasta el inicio de la cuarentena por el Covid-19 disputó seis encuentros, de los cuáles tres fueron de titular y tres entrando desde el banco. En el Leonesa llegó a jugar 14 encuentros, 12 desde el inicio, y dos ingresando en el segundo tiempo.

Los últimos meses han pasado rápido para Fernández, que ha defendido los colores de tres equipos diferentes. Hasta agosto de 2019 estuvo en Blooming, para luego pasar al Leonesa, en el que jugó hasta diciembre. Bolívar lo fichó en enero, donde se tuvo que adaptar a la altura. “Al comienzo me costó un poco, pero ya estoy adaptado. También ya engrané en la idea de lo que se busca con el equipo”, confesó.

Sobre la cuarentena, Fernández manifestó que se entrena bajo las órdenes del cuerpo técnico de Bolívar vía videoconferencia través del Zoom, de 11:00 a 12:30. “Nadie quiere perder el estado físico para el reinicio del Apertura”, concluyó.