Escucha esta nota aquí

El presidente de Wilstermann, Gróver Vargas, entiende que Fabol, gremio que defiende a los futbolistas, mantenga su posición de no aceptar que a sus afiliados solo se le paguen el 50 por ciento del sueldo de marzo, pero aclara que en esta situación excepcional que atraviesa el fútbol boliviano y el país, por la pandemia del coronavirus, tienen que estar unidos para salir adelante.

“Entiendo. Fabol hace su trabajo, que es velar por los intereses de su afiliado, pero acá salimos de la crisis entre todos”, sostuvo el directivo, quien considera que el club aviador, como el resto de los clubes de la División Profesional, están duramente golpeados en lo  económico porque desde hace un mes no les ingresa un solo peso.

“Soy optimista porque sé que vamos a solucionar estos temas de alguna manera con los jugadores. No creo que pongan trabas, porque de ser así el problema se agravará para todos”, dijo el titular aviador, que paga salario a más de 30 jugadores de la plantilla.

Sobre los contratos con sus jugadores, Vargas adelantó que con muy pocos tendrá que hablar sobre una posible continuidad del vínculo, ya que con la mayoría hay vigencia hasta el final de la temporada.

 Wilstermann quedó a un punto del líder del torneo Apertura tras la disputa de 12 fechas. Además, quedó pendiente su tercer partido por la Copa Libertadores, que era de local ante Paranaense de Brasil.