Escucha esta nota aquí

Aún no se conoce de manera oficial si Inés Quispe de Salinas renunciará al cargo de presidente de The Strongest. Ella no se pronunció al respecto, pero gente allegada a la dirigente, anunció el miércoles que lo hará por motivos de salud, no así por la dura crisis económica que se le avecina a los clubes por la falta de ingresos en esta época de la pandemia por el Covid-19.

La última vez que Quispe apareció públicamente fue el pasado 8 de abril para el aniversario del club, ocasión en la que se mostró optimista y dio un mensaje de esperanza a los hinchas. Quispe entró a la historia del Tigre el pasado 2 de julio de 2019 al convertirse en la primera dama en presidir esta prestigiosa entidad deportiva. Sucedió en el mando a su esposo, que ahora manda en la Federación Boliviana de Fútbol.

Héctor Montes, un referente de la familia atigrada, sostiene que la decisión de Inés Quispe es entendible, tomando en cuenta la responsabilidad que asumió y la realidad que le toca vivir ahora por la falta de ingresos económicos.

“No solo la señora Inés quiere renunciar a su cargo. He sabido que otros presidentes de los clubes también quieren hacerlo por la presión que van a tener una vez se retomen las actividades”, sostuvo Montes y contó que este duro trance lo hasta los clubes con mejor situación económica lo va a padecer, como es el caso de Bolívar, cuyo presidente es un exitoso empresario en los Estados Unidos, y Wilstermann, que recibirá un adelanto por su presencia en la Copa Libertadores desde la fase de grupos.

“En la última reunión de consejo superior de los clubes, Marcelo Claure (presidente de Bolívar) fue el primero en proponer que a los jugadores no se les pague el 50 por ciento del sueldo de marzo y que solo se cancele el 25 por ciento de abril y mayo”, dijo Montes como una muestra de la crisis que está afectando hasta los clubes con más espalda económica.

“La petición de los  jugadores y de los clubes son razonables, pero considero que ambas partes no deben cerrarse en su posición, más al contrario deben buscar acuerdos”, dijo.

Martín Iturri, quien fue presidente jurídico cuando César Salinas presidió el Tigre, cree que la amenaza de la esposa del presidente de la FBF es un globo de ensayo para medir la reacción de los jugadores del plantel aurinegro, que seguramente se niegan a recibir solo el 50 por ciento del sueldo de marzo y, además, para salir al paso de un deliz, que se hizo viral y por el que recibió duras críticas de los hinchas en las redes sociales, cuando se equivocó en el tradicional grito guerrero para el aniversario del club.

“Tiene buenas intenciones, pero considero que está mal asesorada”, dijo Iturri, que ahora está alejado del club porque considera que Quispe no fue elegida de acuerdo a estatuto de The Strongest (fue elegida por aclamación y no por votación) y de Salinas porque sostiene que luego de asumir el mando en la FBF no respetó las normas. “Creo que (Salinas) no empezó bien en la FBF y lamentablemente sigue igual”, sostuvo.